lunes, 26 de mayo de 2014

"EL GRAN TIMO DEL CALENTAMIENTO GLOBAL” VS. “UNA VERDAD INCONVENIENTE”

"EL GRAN TIMO DEL CALENTAMIENTO GLOBAL"

Documental  emitido el 8 de marzo de 2007 en el Canal 4 británico.


La tesis 

El documental asume una posición claramente escéptica con respecto a la corriente científica principal. Se argumenta que el consenso sobre el cambio climático es el producto de una industria multimillonaria de ámbito  mundial, creada por fanáticos ambientalistas, apoyada por científicos buscadores de  financiación y que cuenta con la complicidad de políticos y medios de comunicación.

Los científicos, los ambientalistas, los consultores y los escritores entrevistados en el documental, cuestionan las afirmaciones básicas de la corriente principal,  poniendo en duda que la relación entre el  aumento de dióxido de carbono en al atmósfera y aumento de la temperatura sea la que ésta establece. De hecho, se afirma que la interacción se produce en sentido contrario, esto es, que el aumento de la concentración de carbono es una consecuencia, no una causa, del incremento de temperatura, y que  el aumento de temperatura es, en última instancia, una consecuencia de variaciones solares. 

Se hacen afirmaciones también sobre asuntos que van  más allá de la discusión sobre las cuestiones estrictamente teóricas.

Se niega que el IPCC sea la reunión de los 2500 mejores científicos del clima:

 “Eso no es así si se atiende a su trabajo y a sus publicaciones anteriores a su pertenencia al panel. En realidad, el panel  lo forman también políticos que no son científicos y se mantiene el nombre de científicos como contribuidores a los informes, cuando en realidad disienten de ellos". 

"... El concepto de calentamiento global inducido por la actividad humana se promueve con tal ferocidad e intensidad que es comparable al fervor religioso. Los escépticos, son tratados como herejes y asimilados a los negadores del holocausto"

Se cita como ejemplo a TIM BALL, profesor retirado, que asegura haber recibido amenazas de muerte por sus declaraciones sobre el cambio climático.

Con respecto a la economía del cambio climático, el economista JAMES SHIKWATI afirma en el documental que el ataque de los ambientalistas contra el uso de los combustibles fósiles del continente africano, se traduce en la muerte del sueño africano:

Resultado de imagen de hospital en kenia paneles solaresEl sueño africano es desarrollarse. Las energías renovables son experimentos que pueden funcionar para los países ricos, pero que no funcionarán en África. No concibo como un panel solar puede suministrar energía suficiente a una planta siderúrgica. 

Nos dicen: no toquéis vuestros recursos, no toquéis el petróleo, no toquéis el carbón. Eso es  un suicidio”.

Se cita, como ejemplo, un hospital en Kenia que funciona con paneles solares y que no suministra suficiente electricidad para alimentar a la vez  el refrigerador y la iluminación:

 “Dejar a los países más pobres solamente con las energías alternativas es el aspecto más moralmente repugnante de la campaña del calentamiento global”.

Repercusión pública, debate en los medios y repuestas institucionales

La emisión del documental atrae la atención de dos millones y medio de espectadores y un share del 11,5%, pero la Ofcom, oficina reguladora de comunicación británica, recibe al menos 265 quejas, entre las que se incluyen referencias a la falsificación de datos. El Canal 4 británico afirma, sin embargo,  haber recibido 758 llamadas y correos electrónicos sobre el programa, con una ratio de seis a favor por cada uno en contra ( Oatts, J., “Global Warming Swindle' sparks debate”, en Digital Spy , 15 de marzo de 2007).

En la medida que el IPCC era uno de los objetivos del documental, el Panel responde a la emisión del programa a través de JOHN T. HOUGHTON[editor de los tres primeros informes de evaluación, según el cual, el documental es:

Una mezcla de verdades, medias verdades y falsedades, puesto todo junto con la única intención de desacreditar a la ciencia del calentamiento global”[5].

HOUGHTON rechaza que los datos observados de la temperatura media global estén dentro del rango de variación de los cambios naturales del clima, que la influencia del sol sea el factor principal del cambio, que la troposfera se esté calentando menos que la superficie, que la erupciones volcánicas emitan más CO2 que la quema de combustibles fósiles y que los modelos sean demasiado complejos e inciertos para aportar predicciones útiles del cambio del clima. Rechaza también finalmente que los resultados del panel estén sesgados.

El British Antartic Survey[6], también es muy crítico con el documental.  Destaca  el uso de un gráfico con el eje de abscisas incorrecto, así como las afirmaciones realizadas con respecto a la radiación solar:

 “Cualquier científico al que hubieran encontrado falsificando datos en el modo como lo hace el programa  del Canal 4, sería  acusado de  mala conducta profesional[7].

ALAN THORPE, profesor de meteorología y jefe del Consejo de Investigación del Medio Natural británico, escribe en New Scientist[8]:

 “La tesis principal de que la presencia o ausencia de rayos cósmicos  en la atmósfera terrestre es una mejor explicación para la variación de la temperatura que  la que proporciona la variación en la concentración de gases  de efecto invernadero  no es nueva y está equivocada. No hay una evidencia creíble de que los rayos cósmicos jueguen un papel importante. Dejemos que el escepticismo exista, pero no que juegue con la evidencia”.

La Royal Society[9] también emite una nota de prensa en relación con el documental. Su presidente, MARTIN REES, reafirma su confianza en la corriente científica principal y añade:

Todas las explicaciones científicas deben  tenerse en consideración y el debate continuará, pero esto no debe hacerse a expensas de ignorar el peso de la evidencia”.

En el mes de mayo, treinta y siete científicos británicos firman una carta abierta[10] de queja diciendo que las malas interpretaciones de los hechos  hacen que repetir la emisión del programa sin enmiendas va en contra del interés público en tanto que el debate sobre el cambio climático debe ser ponderado y el público bien informado.

El 5 de julio de 2007, The Guardian informa[11] de que el profesor MIKE LOCKWOOD, un experto del Laboratorio Rutherford Appleton, ha llevado a cabo un estudio, iniciado en parte como repuesta al documental del Canal 4, que muestra que la actividad solar ha disminuido desde 1987, y sin embargo, la temperatura de la superficie terrestre ha aumentado. LOOCKWOOD se reafirma en su posición unos días después en una entrevista a la BBC, asegura que todos los gráficos mostrados en el documental no representan datos más allá del año 1980: “Porque las cosas divergen a partir de ese año[…]No se pueden ignorar los datos que no te gustan[12].

Incluso CARL WUNSCH, profesor de oceanografía en el MIT, que participó en  el documental[13], declara haber sido mal interpretado. Tras un cruce de acusaciones, el 12 de julio de 2007, WUNSCH, con ocasión de la emisión del documental en la ABC, en una entrevista en esa misma cadena, endurece su crítica:

 “Las televisiones de todo el mundo están tratando este documental como si fuera científico. No lo es. Es una pieza de propaganda tendenciosa de la misma clase  que la Administración Bush podría haber creado para dar carnaza a sus partidarios. No es un reportaje científico en absoluto. Es política. Durkin dice que he reaccionado del modo que lo he hecho como consecuencia de la presión de mis colegas. Eso es completamente falso. Realmente lo que me dijeron mis colegas  fue que aquello no sonaba a afirmaciones mías y que más valía que le echara un vistazo[14].

El caso del profesor  WUNSCH origina incluso una polémica  en la que tiene que mediar la Ofcom[15].

Además de los científicos,  también  intervienen en el debate, políticos y periodistas especializados. GEORGE MONBIOT[16] escribe sendos artículos sobre el tema, antes y después de la emisión del documental. En ambos considera que el Canal 4 fundamenta su reportaje sobre ciencia ya desacreditada.

Sin embargo, DOMINIC LAWSON en el Independent[17] se muestra favorable  y se hace eco de muchos de los enunciados del documental. Especialmente pone el foco sobre la reacción de los grupos ecologistas, “siempre dispuestos para hacer ataques ad hominem que critican más  la cualificación de Durkin y su afiliación política que la calidad de la película”. D. Lawson cita también ejemplos de científicos escépticos que han sido condenados al ostracismo y han sido censurados por el IPCC. Lo cual recibe la respuesta de GEOFFREY LEAN[18], editor de temas ambientales del Independent, que destaca el hecho de que D. Lawson es hijo de  Nigel Lawson, que aparece en el documental, y que por lo tanto no es un observador neutral. En un artículo posterior, Steve Connor[19] abunda  en la crítica que esta vez recae sobre la selección de datos que son o bien antiguos o bien de cosecha propia pero con errores. Se insiste en la gráfica de temperaturas que tiene un error en  la representación de los ejes de coordenadas. También el editor científico del The Times[20] recoge un listado de errores científicos divulgados en el programa y da cuenta de la agria actitud de Durkin en el debate.

JANET DALEY[21], en The Telegraph, sin embargo, crítica lo que entiende como el totalitarismo del pensamiento ambientalista y de izquierdas que acaba en el aumento de impuestos que perjudica a las familias. Aboga por dar voz a los expertos que disienten y denuncia la actitud de Chris Huhne, portavoz del Partido Demócrata Liberal, que sin haber visto el documental, escribe a Canal 4 para advertirles de que no deben emitir el programa.

Por otra parte, la respuesta no oficial del gobierno británico al documental la da el Secretario de Estado de Medio Ambiente. En su blog[22], DAVID MILIBAND se muestra partidario de la corriente científica principal, y le parece aburrido el programa del Canal 4, a la vez que reconoce no estar preparado para hacer juicios científicos[23].

Autodefensa y contraataque

Frente a todo esto, el director del documental, M. DURKIN, trata de defenderse. El 17 de marzo, el Daily Telegraph publica una respuesta de DURKIN[25], que en ese primer momento se centra en los argumentos científicos[26]. Pero un mes más tarde, el 17 de abril, aprovecha una comparecencia en el Festival de Cannnes para cambiar de tono y denunciar que su nombre ha sido arrastrado por el barro en Internet:

No hay buenos argumentos científicos para sostener la teoría del calentamiento global pero  esta se mantiene gracias a que mucha gente  ha construido su carrera y su reputación sobre ella”.

 El 25 de abril, sin embargo, reconoce al menos dos errores en el documental y anuncia que estos errores serán corregidos en la versión en DVD.

Esta versión es la que provoca precisamente la carta de los 37 científicos, a la que nos hemos referido más arriba. Estos científicos, y la ciencia ambiental en general, no escapan tampoco a la crítica. Mick Hume, en  The Times[27], a la vista de la carta de los científicos, escribe:

El medio ambiente es una nueva religión en la que los científicos ejercen de sacerdotes y juzgan y condenan a los herejes”.

Difusión en la escuelas inglesas

Finalmente, el DVD se lanza en el Reino Unido el 30 de  septiembre de 2007. Christopher Monckton, un destacado escéptico, financia la distribución del documental en las escuelas inglesas como respuesta a la  divulgación de la película de Al Gore: “Una verdad inconveniente[28].

"UNA VERDAD INCONVENIENTE"

Película escrita, codirigida y protagonizada en 2006 por AL GORE, vicepresidente de los Estados Unidos con la Administración del presidente CLINTON.

La película tiene un  formato que reproduce las presentaciones en power point  de las conferencias, más de mil, pronunciadas por GORE en los años previos a su realización. 

La tesis 


El calentamiento global es real, potencialmente catastrófico, e indudablemente originado por la actividad humana.


Difusión y repercusión pública


El documental se estrena simultáneamente en Nueva York y Los Ángeles, el 24 de mayo de 2006. 

Ese fin de semana, que coincidió con el Memorial Day, la película tuvo unos ingresos medios de más de noventa mil dólares por sala, la recaudación más alta de todas las películas que se emitían ese fin de semana, y una cifra record para ser un documental. En el Sundance Film Festival,  se recibe con tres ovaciones del público puesto en pie. Está presente  en el Festival de Cannes y en los festivales de Durban y Brisbane. 


La película  recauda más de 24 millones de dólares en Estados Unidos y más de 49  millones en el resto del mundo. Sobre este tema, AL GORE comenta que el 100% de los beneficios, tanto del libro como de la película se destinan a una campaña educativa para extender el mensaje sobre el calentamiento global. 


La película como tal ha recibido, en general, críticas muy favorables y una veintena de premios, entre los que destacan los de la Academia, en el año 2007, al mejor documental y a la mejor canción original.

Respuesta política

La película tiene también una amplia respuesta política, aunque bastante fría en el caso de la administración Bush. El presidente comenta a finales de mayo de ese año, que, a su juicio:

Debemos dejar a un lado la cuestión de si los gases de efecto invernadero son causados por la actividad humana o por causas naturales  y concentrarnos en las tecnologías que nos permitirán vivir mejor y al mismo tiempo proteger el medio ambiente[2].

En septiembre de 2006, AL GORE viaja a Australia, que junto con los Estados Unidos, eran en ese momento los dos países que más se habían opuesto al Protocolo de Kyoto. El primer ministro JOHN HOWARD dijo que no se reuniría con GORE ni cambiaría su posición respecto a Kyoto, como consecuencia de ver una película. Muy distinta era la opinión de la oposición[3].

Favorable es en general la recepción en Europa. En el Reino Unido, en Bélgica y Alemania,  se toman distintas iniciativas desde los gobiernos para que la película tenga divulgación, sobre todo en las escuelas. En España el presidente del gobierno se reúne con GORE y de aquí sale el compromiso de que la película sea conocida en el ámbito educativo español. En el año 2007 se le concede también a  AL GORE el premio Príncipe de Asturias[4].

Querellas judiciales

En el Reino Unido, la cuestión de la distribución de la película en las instituciones educativas resulta finalmente polémica. Coincidiendo con una campaña de concienciación a favor de la sostenibilidad, a finales de 2006, el gobierno del Reino Unido anuncia que se enviará copias de “Una verdad inconveniente” a las escuelas secundarias de Inglaterra, Gales y Escocia.

Esta iniciativa es llevada a los tribunales por un grupo de escépticos encabezados por VISCCOUNT MONCKTON en el mes de mayo de 2007, con el argumento de que está legalmente prohibido promover en las escuelas puntos de vista partidistas y que cuando se trata de asuntos políticos, se requiere que se presenten de forma ponderada las posturas enfrentadas. 

El 10 de octubre de 2007, el juez BURTON estipula que está claro que la película está basada en hechos e investigaciones científicas; sin perjuicio, de que en manos de un político y comunicador con talento pueda estar siendo utilizada para hacer enunciados políticos a favor de un determinado programa. La película puede ser por lo tanto exhibida, acompañada de una explicación de sus errores científicos, con objeto de prevenir el adoctrinamiento político[5]. El juez concluye:

No tengo duda de que  la defensa está en lo cierto cuando dice que la forma en que Al Gore presenta las causas y probables efectos del cambio climático es ajustada”.

Por otra parte, atendiendo a las peticiones de los demandantes, el juez señala también nueve errores, esto es, nueve afirmaciones que se apartan de la corriente científica principal, algunos de los cuales se califican como alarmistas y se califica a las aseveraciones contenidas en estos como exageraciones esgrimidas para apoyar las tesis políticas de GORE. 

El gobierno, por su parte,  acepta las enmiendas judiciales de un modo satisfactorio para el juez. El ministro KEVIN BRENAN considera el fallo judicial como una victoria del gobierno. Los demandantes también se sienten vencedores, en tanto que se señalan errores y exageraciones, pero insatisfechos  con el veredicto en tanto que se permite la exhibición de una película que a su juicio es a toda luces  inapropiada para su exhibición en el los colegios ingleses.

¿QUÉ CONCLUSIONES SE PUEDEN SACAR DE ESTOS RELATOS?

podría decirse que los científicos escépticos encuentran grandes dificultades en la divulgación de sus posiciones, mientras que,  sin embargo, las tesis de la corriente científica principal tiene grandes apoyos  

Se podría pensar que los científicos que pertenecen a la corriente  principal podrían permitirse el lujo de mostrar una magnánima indiferencia. Pero este no es el caso y hay que analizar por qué.  

La industria queda aparentemente al margen del debate estrictamente científico, ¿pero lo estuvo relalmente? 

No, si atendemos a las informaciones suministradas por medios como la revista Mother Jones[6],  

De acuerdo con la revista,la ExxonMobil, por ejemplo, dio su opinión a través de voces no directamente vinculadas con la compañía, pero con las que les unen lazos financieros, voces  como la de  STEVEN MILLOY  (Junkscience.com).
(CHRIS MOONEY, escribió en mayo de 2005 un artículo[8], en el que desgranaba las conexiones entre la empresa ExxonMobil y multitud de grupos políticos que tienen en común estar financiados por ésta).. 

¿Tenían los escépticos más influencia de la que les correspondía por el reconocimiento de sus colegas?

Evidentemente si, pero eso no es ninguna sorpresa. Más interesante es el hecho de que esta influencia no tuvo finalmente éxito ¿Avala esto la tesis de que los medios no tienen el poder? NI siquiera los que tienen el control financiero de los medios, y que los medios, eso si, son el espacio en el que se decide el poder

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------. 

ENTRADAS RELACIONADAS:

PODER, CONTRAPODER Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN. CONSTRUCCIÓN DE UN MARCO INTERPRETATIVO DE LA REALIDAD










[1] Hasta septiembre de 2007
[2] Associated Press (24 de mayo de 2006): “Bush gives thumb down to Gore´s new  movie”
[3] Tanto es así que un año más tarde, el recién elegido primer ministro Kevin Rudd, en su primera semana de mandato, ratifica el Protocolo.
[4] En el acta de acuerdo de las concesión del premio se dice: “A Al Gore, presidente de la Alianza para la Protección del Clima (“Alliance for Climate Protection”), por su decisiva contribución al progreso en la solución de los graves problemas del cambio climático que amenazan nuestro planeta y que hacen estrictamente necesaria la cooperación internacional para su solución. El Jurado quiere, sobre todo, resaltar con este premio los grandes méritos de Al Gore, un hombre público que, con su liderazgo, ha contribuido a sensibilizar a sociedades y gobiernos de todo el mundo en defensa de esta noble y trascendental causa  (página web de la Fundación Principe de Asturias: http://www.fpa.es/es/premios-principe-de-asturias/premiados/2007-al-gore.html?texto=acta&especifica=0)
[5] Telegraph, 11 de octubre de 2007: “Al Gore´s nine inconvenient untruths”
[6] La línea editorial de la revista  y su trayectoria puede verse en http://www.motherjones.com/about/what-mother-jones/our-history[6] La revista. de oientación progresista,  con más de 230.000 lectores en 2006, es una de las más inflluyentes en su sector de opinión en USA.

[8] Mooney (Mother Jones, mayo/junio de 2005 ): “As the World burns. Some like it hot”





[5] Houghton (2007): “The great global warming swindle. Critique”
[6] Información sobre este organismo puede verse en: http://www.antarctica.ac.uk/about_bas/our_organisation/who_we_are.php

[7] British Antarctic Survey web page ( 20 de marzo de 2007): “BAS statement about Channel 4 programme on Global Warming”
[8] Thorpe (2007):  “Fake fights are not helping climate science”
[9] The  Royal Society web page (9 de marzo de 2007): “ The Royal Society´s  response to the documentary  “ The great global warming swindle””
[10] Climate of denial web page (18 de mayo de 2007): Open letter to Martin Durkin.
[11] The Guardian (5 de julio de 2007): Temperature rises not caused by sun”
[12]  BBC news (10 de julio de 2007): “No sun link to climate change”
[13] Y firmante, por cierto, de la carta abierta en Climate of Denial.
[14] Australian Broadcasting Corporation, Lateline (12 de Julio de 2007): “My words were twisted in global warming documentary:expert”
[15] La Ofcom británica atendió las quejas del profesor Wunsch dividiéndolas en tres partes. La Oficina se colocó a su favor en dos de ellas, mientras que falló en su contra en la tercera. La Ofcom convino con Wunsch en que no había sido suficientemente informado de la naturaleza polémica del reportaje y que este por lo tanto no podía haber dado su consentimiento al tono del mismo. La Ofcom también encontró que los puntos de vista de Wunsch habían sido en general malinterpretados. Sin embargo, la Oficina no le dio la razón en el punto concreto de la interpretación de  relación entre el papel de los océanos y el CO2. Wunsch había dicho con posterioridad a la emisión del programa que su intención al hablar de los océanos era realmente avisar de la importancia de su calentamiento más que señalar lo complicado de la relación entre temperatura y CO2. La Ofcom falló que quedaba a la discreción de lo editores del documental el énfasis puesto en una cosa y la otra. 
[16] Monbiot (The Guardian, 15 de marzo de 2007): “Don´t let truth stand in the way of a red-hot debunking of climate change”. Monbiot es escritor y activista ambiental, Tiene una columna seminal en The Guardian.
[17] Lawson  (Independent, 2 de marzo de 2007)“Here is another inconvenient truh (but this one will infuriate the Green Lobby)”
[18] Lean (Independent, 4 de marzo de 2007): “An inconvenient truth of hot air?”
[19] Connor ( Independent, 14 de marzo de 2007): “The real global warming swindle”
[20] Henderson (The Times, 15 de marzo de 2007): “C4´s debate on global warming boils over”
[21] Daley (The Telegraph, 12 de marzo de 2007): “Green lobby must not stifle the debate”
[22] Del que hay varias referencias en la red, por ejemplo en wikipedia, pero cuyo acceso no parece actualmente disponible.
[23] La expresión que utilizó parece ser: “ No he visto el programa porque sólo saqué una D en física  “, según la fuente:  http://www.johnaizlewood.com/Pages_misc/misc3.php
[24] La reacción de la prensa australiana, país en el que el documental tiene bastante repercusión, es en general favorable, The Australian afirma, por ejemplo, que “se presenta una argumentación coherente,  razón  por la que los gobiernos deben  tomarse tiempo en dar respuestas”.También hay críticas. John Quiggin en el Australian Financial Review acusa al programa de dar pábulo a  la teoría de la conspiración. El primer jefe de estado que apoya el documental es el presidente checo Vaclav klaus. En junio de 2007, cuando se emite en Chequia lo califica como una reunión de valedores de la razón contra la irracionalidad y compara las advertencias de los científicos que están contra el calentamiento global con la propaganda comunista.
[25] Dukin (Daily Telegraph, 17 de marzo de 2007): “The global warmers were bound to attack, but hay are they so feble?”
[26] Como la relación entre radiación solar y temperatura: “Nadie más o menos serio puede discutir la existencia de un vínculo entre actividad solar y  temperatura en la historia del clima terrestre”. Por otro lado, acepta que el eje de una gráfica estaba mal etiquetado pero que eso no afecta a las conclusiones
 [27] Hume ( The Times, 18 de mayo de 2007): “ thou  salt   no go religiously green”
[28] “Un  inconvenient truth”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS MITOS PLATÓNICOS DEL FEDRO. EL CARRO ALADO, LAS CIGARRAS, THOT.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- EL FEDRO DE PL...