jueves, 29 de mayo de 2014

¿CUÁL ES LA MAGNITUD DEL PROBLEMA DEL CAMBIO CLIMÁTICO? LOS CAMBIOS RADICALES QUE SE AUGURAN

La magnitud del problema del cambio climático es  un punto en el que existe especial acuerdo entre algunos miembros destacados de la comunidad ambiental, para los que este tema es tan grave que implicará cambios radicales.
--------------------------------------------


JOSH REICHERT  Director del Pew  Charitable Trust, afirma:

Lo que estamos tratando de lograr es un cambio radical en la forma en que el mundo produce y consume energía. Es algo que se hará de todas maneras, porque no hay elección, lo que queda por ver es el tiempo que se tardará y lo que  nos costará la demora”.

El cambio climático es visto desde amplios sectores de la comunidad ambiental como un problema global, para cuya solución,  aprobar leyes tiene grandes dificultades, pero es un reto aun mayor contribuir al cambio energético en los grandes países en desarrollo como China, La India, Rusia y Sudáfrica; un asunto que requiere abogar por la transferencia tecnológica, por los acuerdos comerciales éticos, y la cooperación entre países, que distribuya  equitativamente los beneficios entre las partes.Enfrentarse con el calentamiento global requiere entrar en política industrial y política comercial, saliendo del ámbito de lo estrictamente ambiental.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ROB GELBSPAN

Gelspan viene ocupándose en profundidad[2] de la relación ente política y  calentamiento global. 

En  Boiling point, libro escrito en el año 2004, acusaba a los líderes ecologistas de ser poco ambiciosos en sus objetivos:

Lo que es realista desde es punto de vista del posibilismo político es catastrófico para el medioambiente, [se requiere] un Plan de Modernizacion Mundial de la Energía cuyo objetivo sea reducir las emisiones en un 70%, atacando en tres frentes: 

(1) Desplazar las subvenciones desde las industrias contaminantes a las industrias limpias 
(2)  Crear un fondo para transferir tecnología limpia a los países en desarrollo,  y 
(3) Progresar hacia una mejor eficiencia de los combustibles fósiles a un ritmo del 5% anual”.

(Una propuesta muy concreta,  demasiado técnica  en opinión de SHELLENBERGER Y NORDHAUS, por ejemplo,que aunque  alaban  el énfasis de GELBSPAN a la hora de valorar la magnitud de la crisis, echan de menos una estrategia verdaderamente política para aprobar un plan como éste).

Tipping point

En el año 2007, en “Beyond the point of no return”, un artíclo publicado en Grist y Common Dreams, GELBSPAN vuelve a insistir en la magnitud de la crisis, aportando un nuevo matiz que enfatiza los elementos más apocalípticos del problema:

Se ha superado el punto de no retorno, el punto crítico - tipping point -. Es, por lo tanto, ya inevitable que entremos pronto en una fase de cambio climático peligroso

Para apoyar esta afirmación, aporta una abrumadora serie de indicios[4] que le llevan a afirmar que las cosas están peor, mucho peor, de lo previsto.

Geoingeniería y revitalización de lo público

Aunque sigue  defendiendo que un plan como el que proponía en Boiling Point sigue siendo útil, ha propuesto en textos posteriores  acciones de mayor alcance.

Son acciones que tienen que ver con lo que él llama geoingeniería, una ingeniería a escala planetaria, que incluiría obras de enorme magnitud. 

Un ejemplo[5]: instalar bombeos a gran profundidad en los océanos para impulsar agua  fría a la superficie con objeto  de recuperar su capacidad para absorber dióxido de carbono.

En relación con esto y con las enormes dificultades que  está convencido que habrá que vencer en un futuro no muy lejano, hace una reflexión interesante:

Una víctima potencial del cambio climático es la tradición democrática. Cuando las naciones se enfrentan con grandes cataclismos se recurre al totalitarismo para mantener el orden y evitar el caos. Del estado de emergencia se puede pasar al estado de sitio, especialmente si la situación se prolonga sin soluciones claras.

El antídoto que sugiere GELBSPAN para evitar estos males es la revitalización de lo público, de las facultades de la administración para defender los intereses generales frente a los intereses privados:

 [Hay que dar] fin al fundamentalismo del libre mercado, reavivando la democracia participativa, capaz de  reflejar los valores colectivos mejor que el estado corporativo actual”.




[2] The Heat is on: The climate crisis, the cover up, the prescription, Perseus Books group: 1998. Boiling Point: How Politicians, big oil and coal, journalists and activists, are fueling the climate crisis, and what we can do to avert disaster; Basic books,  2004.
[3] “Beyond the point of no return”, diciembre de 2007, artíclo publicado en Grist y Common Dreams.
[4] En el artículo cita solo unos cuantos pero su página web ofrece un archivo muy detallado, desde el 2001.
[5] Que toma de James Lovelock

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CLAVES DE LA CONSTRUCCIÓN DE LA TEOLOGÍA ENTRE EL SIGLO I Y EL IV. (QUINTÍN RACIONERO).

Del legado audiovisual que nos dejó Quintín Racionero, una de las piezas más interesantes es el conjunto de videos que dedica al cristianism...