jueves, 24 de julio de 2014

APRENDIENDO FILOSOFÍA DE LA CIENCIA CON EL CLIMATEGATE. EL INFORME DE SIR MUIR RUSSELL CIERRE DEL CASO.

Después de de que en noviembre de 2009 fueran hackeados y publicados on line  los correos de la Unidad del Clima de la Universidad de East Anglia, se anunciaron varias comisiones para revisar el caso. Una de ellas presidida por sir Muir Russell.

De todas las revisiones, ésta era la más esperada. El informe con las conclusiones se publicó en julio de 2010, con voluntad de cerrar lo que se llamó el Climategate.

El grupo presidido por Russell examinó la información disponible con objeto de investigar si había habido manipulaciones de datos, revisó las prácticas científicas de la CRU, revisó el cumplimiento de la ley de Libertad de Información (FOIA) y dio opiniones y recomendaciones sobre la gestión de la CRU.

Cuando se publicó el informe generó gran cantidad de comentarios. Especialmente sobre quién era quién y qué intereses podía tener en defender la tesis de la corriente principal o las tesis de los escépticos.

La conclusión del informe fue que no podía hablarse de deshonestidad científica en el trabajo de la CRU, que el tratamiento de los datos se había hecho conforme a las metodologías aceptadas y que las series de datos se habían suavizado con criterios que estaban dentro de la discrecionalidad admisible para este tipo de procedimientos.

Lo cierto es que después del impacto inicial de la publicación del informe, parece que efectivamente éste cerró el caso, avalando de algún modo las tesis de la corriente principal.

Pasado un cierto tiempo, puede prescindirse de las controversias que tienen que ver con las personas, dejando a un lado los argumentos ad hominem, para centrase en los temas básicos que aparecieron en el debate.

Hay al menos tres cuestiones muy interesantes desde el punto de vista de la filosofía de la ciencia.

En primer lugar, tenemos la cuestión más netamente científica de la discrecionalidad que permite el tratamiento de datos. Esto nos  lleva  al problema de las elecciones que los científicos hacen en su trabajo, por ejemplo despreciando datos que creen que son anómalos. Unas elecciones que son en el fondo subjetivas. En el lenguaje de la filosofía de la ciencia se habla de la carga teórica que tiene toda investigación científica, para referirse al hecho de que el científico observa la realidad y saca conclusiones de lo que observa, partiendo de un bagaje de conocimientos, de teorías que ha aceptado previamente, que le condicionan.

En la ciencia del cambio climático, otro elemento que se añade es la infradeterminación de las teorías por los hechos. Esto es, un conjunto de observaciones es compatible con varias explicaciones científicas, con distintas teorías, o variantes dentro de una teoría, y por lo tanto, dos científicos pueden construir teorías diferentes partiendo de los mismos datos.

Por todo ello, en la defensa de sus tesis, en el fondo subjetivas, que hace un científico, tiene que convencer a sus colegas de que las elecciones que ha hecho son las mejores posibles.

Lo que dice el informe, es que, afortunadamente, para convencer de que sus conclusiones eran correctas, los científicos de la CRU no hicieron trampas, no utilizaron ningún truco, como inventar u ocultar un dato intencionadamente. Lo que no dice el informe, porque no puede decirlo, es que el tratamiento de los que se hizo de los datos fuera el único posible, ni si quiera el mejor que se podía hacer.

La otras dos cuestiones importantes son la transparencia en el trabajo de los científicos y la necesidad de no bloquear las hipótesis alternativas. Ambas merecen se tratadas con detenimiento en otra entrada.

-´------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El informe y  la  información adicional puede verse en:

http://www.cce-review.org/

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ONTOLOGÍA MODAL DE ARÍSTOTELES. EL FLAUTISTA.

La ontología modal, que se ocupa de los modos de ser, es un desarrollo típico de Aristóteles en el que nos presenta básicamente cuatro modos...