jueves, 18 de diciembre de 2014

GUERRA DE LAS CIENCIAS Y CAMBIO CLIMÁTICO


¿De qué se discute en la guerra de las ciencias?

La guerra de la ciencias ha tenido episodios muy interesantes en los años noventa, pero  hay que remontarse mucho más atrás para entender cuál es realmente el conflicto.  

Seguramente es posible encontrar antecedentes más remotos, pero lo más razonable es arrancar de los grandes logros alcanzados en matemáticas, en física y en química, a partir de la revolución científica del XVII y sobre todo  los grandes desarrollos del siglo XIX. 

A finales del XIX es posible hablar de una división entre ciencias naturales y ciencias sociales, con un sentimiento de que las ciencias naturales son más genuinas por la razón de que son más objetivas, mientras que las otras tienen un componente subjetivo básico.

Se habla entonces de explicación científica objetiva,por un lado, y de comprensión, por otro, como métodos propios de las ciencias naturales y de las ciencias sociales respectivamente. Ver los fenómenos desde fuera, explicándolos, o verlos desde dentro comprendiéndolos.

La historia de los intentos de trasponer el método de las ciencias naturales a las sociales (positivismo), de  las resistencias reivindicando métodos propias para las ciencias sociales, de las soluciones de compromiso, de los contraataques historicistas y sociológicos, es prácticamente la historia de la filosofía de la ciencia  y de la sociología de la ciencia, y es por lo tanto una historia muy larga.


La guerra de las ciencias en la primera mitad de los noventa


A finales de los ochenta y principios de los noventa el bando de las ciencias sociales tiene unos contendientes muy aguerridos  que tienen uno de sus cuarteles principales en le CSI de la Escuela de Minas de París.Sus armas son las que han ido acopiando desde el giro sociológico de la filosofía de la ciencia, envueltas en un lenguaje sacado de la semiotica. La forma de ataque es tan sofisticada que es muy difícil hacerle frente en su terreno. 

Sin embargo, el otro bando consigue lanzar un misil de alcance. En 1996. Alan Sokal, profesor de física de la Universidad de Nueva York, coincidiendo con la edición de un número monográfico de la revista Social Text que trataba precisamente sobre las «guerras de la ciencia», publicó un artículo titulado «Transgressing the boundaries: Toward a transformative hermeneutics of Quantum Gravity». El artículo era una trampa. Con argumentos aparentemente bien apoyados en la literatura científica, se exponían una serie de incongruencias. 

Lo que se trataba de demostrar es que el bando de los estudios sociales de la ciencia, se había tragado un artículo por la única razón de que lo que se decía sonaba bien, y sobre todo, porque las conclusiones iban bien con su tesis general de que la ciencia, en este caso la mecánica cuántica, era susceptible de ser interpretada socialmente. El golpe fue desde luego acusado por las filas sociologistas.

Cómo ha continuado ese tema tiene un gran interés en sí mismo, pero más interesante todavía es que la guerra se ha extendido a un tema con interés práctico: el cambio climático; y más aun, que el debate sobre el cambio climático ha hecho cambiar las estrategias del bando sociologista.

Latour y el cambio climático



Bruno Latour, uno de los generales principales del ejército del CSI, se planteaba en una charla dada en el año 2003 que había que hacer sin duda una revisión de las estrategias y del armamento que estaban utilizando, porque había sucedido algo terrible: en el debate sobre el cambio climático los escépticos estaban utilizando las armas construidas desde las filas de los estudios sociales de al ciencia. Estaban invocando la falta de certeza de las ciencias naturales para no atender los requerimientos de los científicos para actuar.  

Algo se había hecho mal cuando " estaban siendo considerados como amigos por los aliados erróneos debido al pequeño desliz en la definición del objetivo principal. La cuestión nunca fue alejarnos de los hechos, sino acercarnos a ellos, no pelear contra el empirismo, sino por el contrario, renovarlo".

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ENTRADAS RELACIONADAS:


LA GUERRA DE LAS CIENCIAS EN LOS AÑOS SIGUIENTES AL CASO SOKAL

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ONTOLOGÍA MODAL DE ARÍSTOTELES. EL FLAUTISTA.

La ontología modal, que se ocupa de los modos de ser, es un desarrollo típico de Aristóteles en el que nos presenta básicamente cuatro modos...