viernes, 6 de julio de 2018

ESTRABÓN Y LA LEGITIMIDAD DEL DOMINIO ROMANO. CIVILIZACIÓN Y BARBARIE

Resultado de imagen de odiseoCon Estrabón la geografía entra en una nueva dimensión. Ahora la geografía gira en torno a un nuevo concepto, a nuevos ideales, que siguen las directrices de una potencia consolidada, Roma. 

La Geografía de Estrabón acumula toda clase de informaciones míticas, históricas, bélicas o sociales que pueden ser interpretadas como recuerdos de sus criterios de civilización y progreso, siempre teniendo en cuenta que el poder romano constituye el paradigma sobre el que se levantan los cimientos de su Geografía. 

Su  intención es plantear claramente un hilo de continuidad entre el pasado heroico, la realidad geográfica benevolente y el presente. En un territorio como la península ibérica, cuyos últimos reductos acaban de ser incorporados bajo la política dominadora de Roma, esta intención es claramente notoria.  

Resultado de imagen de estrabonEl pasado heroico constituye para ello una fuente de vital importancia en la narración de Estrabón. Alimentándose de la épica homérica, más de mil años más antigua, Estrabón llega a sostener el fundamento histórico de estos relatos homéricos, de los que opina que el poeta pudo fantasear en mayor o menor medida, pero la auténtica realidad es que cuando surge la figura de un héroe, se está poniendo el énfasis en que ese ámbito hasta ese momento desconocido o desordenado logra categoría de espacio en tanto que dichos héroes lo integran dándole un orden físico y humano concreto: crean ciudades; nombran pueblos y establecen ritos. 

Esto lo supo plasmar perfectamente Estrabón, sobre todo en el noroeste peninsular, que en el tiempo en que escribe está todavía en proceso de incorporación al Imperio; y donde los pueblos bárbaros que lo habitaban, debían y tenían la obligación de seguir la estela civilizadora de Roma.  Un buen comienzo para ello era entroncarse con los personajes legendarios que proporcionaban el auténtico ennoblecimiento de los pueblos, los héroes.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA PENÍNSULA IBÉRICA Y LOS HÉROES GRIEGOS EN LA OBRA ESTRABONIANA 
Iberia and greek heroes in strabo’s geographica
José Javier VILARIÑO RODRÍGUEZ

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 El mundo de Estrabón. Civilización y barbarie. 


Tras haber examinado detenidamente las ideas y orientaciones de los geógrafos que le precedieron  establece la línea que va a seguir en su exposición. Admite que el universo tiene forma esférica; resalta las dificultades que implica la representación gráfica de una superficie esférica y opta por la representación plana  Acepta la posibilidad de que existan en la esfera terrestre otras tierras habitadas pero considera que el estudio de esas otras zonas es propio de ciencias distintas de la geografía, porque se trataría de tierras habitadas por quienes no tienen que ver con nosotros. La única tierra habitada de la que va tratar se encuentra en uno de los dos cuadrantes del hemisferio norte. 

Estrabón se acoge a la concepción de la insularidad de la tierra rodeada por el océano y afirma que la representación plana del conjunto de la tierra tiene aproximadamente la forma de una clámide, por tanto la de un paralelogramo de aproximadamente doble anchura que altura, con unas dimensiones máximas aproximadas de 30.000 estadios (c. 5.500 km) norte-sur y 70.000 estadios (c. 13.000 km) este-oeste. Los límites norte y sur de la tierra habitada quedan determinados por factores climáticos ya que, según Estrabón, ni el excesivo frío de las zonas nórdicas ni el calor de las tórridas permiten la existencia de una vida humana digna de ser tenida en cuenta. 

Los límites concretos son los siguientes: por el norte el paralelo de Ierne (Irlanda) y por el sur el del llamado País de la Canela, nombre con el que designaba a la costa de Somalia y la isla de Taprobane (Ceilán). Desconoce la existencia de la parte meridional de África y afirma que Libia está muy poco poblada y que las noticias que sobre ella existen son escasas y poco fidedignas. Por el oeste la tierra queda claramente limitada por el mar. El límite oriental es en cambio más impreciso: Estrabón incluye en su descripción de la tierra la costa occidental de la India y la isla de Taprobane, pero da a entender que en la costa oriental de la India termina la tierra en el océano  sin noticia del Extremo Oriente. 

Compara los países ribereños del Mediterráneo con los periféricos, afirma que los primeros son más conocidos, que en ellos abundan las ciudades y los pueblos bien gobernados, se dan los avances técnicos y está desarrollado el buen sentido de la convivencia y de las fecundas relaciones mutuas. El autor concluye que esos son los países en los que ha de centrarse el interés del geógrafo.

Estrabón comparte la curiosidad típicamente griega por todo fenómeno importante, nuevo y extraño,  la diversidad de los pueblos, su vida y costumbres; presente ya en los poemas homéricos (c. VIII a. C.), y que comenzó a consolidarse como reflexión científica en los escritos de los jonios de Asia Menor desde el siglo VII a. C.; de Hecateo de Mileto, que escribió a finales del VI a. C., y en las de numerosos autores posteriores cuyas obras se conservan sólo fragmentariamente. 

En toda esa literatura aparece el interés por la forma corporal (estatura, fortaleza, color de la piel, etc.), el género de vida (peinado, vestido, adornos, alimentación, habitación, etc.), las costumbres (actividad económica, armamento, utillaje, usos sociales, matrimonio, prácticas religiosas, ritos funerarios, etc.) y normas básicas (organización política, disposiciones legales, etc.). La atención se fijaba particularmente en lo que todo ello tenía de extraño y llamativo para los griegos. Variaba de unos a otros autores la mayor o menor atención prestada a cada uno de los aspectos mencionados, y con frecuencia apuntaba la tendencia a explicar racionalmente esas particularidades por el influjo de las condiciones geográficas y climáticas, por razones históricas o por la idiosincrasia de cada uno de los pueblos. Todos estos temas encontraron ocasionalmente acogida en el pensamiento de los grandes filósofos griegos del siglo IV a. C., y fueron objeto de profunda y amplia reflexión en la obra de Posidonio en el siglo I a. C.

En Estrabón toda esas diferencias se enmarcan en la distinción fundamental entre civilización barbarie. 

Resultado de imagen de incivilizadosAl hablar de los diversos pueblos hace notar continuamente si su género de vida es bueno o es malo. Si es bueno, habla  de ‘habitar bien’; si es malo, habla de (‘llevar un mal género de vida’), lo que para él es característico de los bárbaros. Presenta a éstos como salvajes e inhumanos, carentes de sentido comunitario, inclinados al aislacionismo, a la dispersión y al bandidaje, al que considera la forma de vida social más degradada. Afirma que las costumbres de los bárbaros tienen en todas partes rasgos parecidos  y proceden en gran parte del medio natural en que viven. 

Hay pasajes en los que parece que considera la barbarie como una cualidad innata e insuperable, mientras que en otros la presenta como algo corregible por la acción de un factor humano externo, generalmente la sumisión a un pueblo civilizado. Considera que el comercio al fomentar el contacto de unos pueblos con otros y al exigir progresos técnicos para su realización, contribuyó poderosamente al desarrollo y expansión de la civilización. En este punto Estrabón no participó de la idea de algunos pensadores griegos que vieron en la expansión de las prácticas comerciales la causa de la perversión de la conducta ética ejemplar de algunos pueblos.

Ocasionalmente presenta la alternativa pacífica de pueblos bárbaros vecinos pero de distinto género de vida (agricultores sedentarios por un lado y montañeses recolectores-ganaderos por otro) que complementan sus economías y conviven pacíficamente, pero no considera esta alternativa como modelo. Lo mismo ocurre con otra alternativa de convivencia que presenta también ocasionalmente y consiste en la convivencia dentro del marco urbano de dos pueblos que se complementan sin sumisión de uno a otro y llegan a crear un régimen jurídico mixto. 

Resultado de imagen de roma civilizacionEn el extremo opuesto a la barbarie presenta el modelo de la polis griega en la que se desarrolla plenamente la convivencia y la vida política, social, cultural y económica. En ese sentido estima plenamente positiva la política romana de someter a la población bárbara y crear colonias que extiendan la vida urbana por el mundo sometido; juzga que el bajo nivel de civilización de muchos de los pueblos periféricos los avoca a ser dominados o controlados por Roma. 

Los pueblos bárbaros están avocados a ser dominados por Roma que está legitimada para sacarlos de la barbarie y traerlos a la civilización. 

-----------------------------------------------------------------------------------------

FUENTES DE LA GEOGRAFÍA DE ESTRABÓN 

Juan DE CHURRUCA ARELLANO Universidad de Deusto/Deustoko Unibertsitatea

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Son fuentes que utiliza Estrabón: Eratóstenes, Artemidoro, Polibio, Asclepiades, Posidonio, César, Timágenes y Polión.

-----------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DE LA HIPÓTESIS DE PLATÓN A LA HIPÓSTASIS DE PLOTINO.

La teoría de sobre las hipóstasis es un capítulo del final de la filosofía antigua que suele desconcertar a los estudiantes. ¿Cuál es el énf...