jueves, 5 de marzo de 2015

LAS ESCUELAS DE ATENAS Y ALEJANDRÍA EN LA CRISIS DEL AÑO 529. INSTITUCIONES ACADÉMICAS Y PODER POLÍTICO



Año 529 d.C. Justiniano publica el edicto que prohíbe a los paganos el oficio de enseñar. 

El decreto afecta de forma diferente a la escuelas en Atenas y en Alejandría, pero hay algunos elementos comunes que son representativos del tipo de relaciones que se establecen entre las instituciones académicas  y el poder político.


Las escuelas de filosofía en Atenas  a principios del siglo VI

A principios del siglo VI persiste  el pensamiento anticristiano en la Escuela Neoplatónica de Atenas.  Simplicio de Cilicia en el Comentario al Enchiridion de Epícteto defiende, frente a la doctrina cristiana del perdón de los pecados, la idea tomada del Gorgias de Platón del castigo implacable y ejemplar de los daños que pueda sufrir el pecador. También enjuicia en forma desfavorable  los cultos cristianos de hombres muertos (en concreto de Cristo y los mártires) y los contrapone a la divinidad del cielo que es hostil a cualquier liturgia fúnebre. 

Simplicio recoge así una corriente pagana que entre otras cosas condena la veneración de las reliquias de los mártires que hacen los cristianos. 



En fechas próximas al año 529 se aprecian no obstante rastros de cristianización en la Universidad de Atenas y también en la escuela de los sofistas (en la primera se graba una cruz bizantina en la frente de uno de los tritones del pórtico; y en la segunda se ocultan estatuas intactas en pozos). En la escuela neoplátonica de Atenas se pretende capear el temporal sin abandonar el paganismo. 


Simplicio califica su época de tiempo de tiranía y crisis. Habla de las circunstancias imperantes, evitando referirse directamente a los cristianos, pero dice que cuando el poder adopta una actitud contraria a la persona o las creencias del filósofo, este debe o bien exiliarse (como hizo Epícteto en Nicópolis durante la tiranía de Domiciano) o bien aguardar oculto a que mejoren las circunstancias.

Efectivamente, siete filósofos de la escuela  se exilian. Pero algunos miembros intentan otras tácticas más sofisticadas. 

Después del exilio de los siete, el gobierno de la escuela queda en manos de sus compañeros cristianos quienes tratan de salvarla del cierre elaborando una falsificación: los escritos atribuidos a San Dionisio Areopagita



En el año 533 d.C. tiene lugar en Constantinopla un debate entre monofisitas y calcedonienses. Los primeros, capitaneados por Severo de Antioquia, aducen en defensa de sus tesis unos escritos que atribuyen a San Dionisio Areopagita, que según la tradición de los hechos de los apóstoles era una de las escasas conversiones que el apóstol Pablo de Tarso consiguió durante su predicación en Atenas. 

Que esas conversiones fueran escasas era precisamente una de las causas de la mala fama de Atenas como baluarte pagano.

(De principios del siglo VI es un himno que era entonces muy conocido, el  Himno Akathistos en honor de la Madre de Dios, que dice: Salve, Tú que haces al sabio ver que es un ignorante. Salve, Tú por quien las disputas de los filósofos son estúpidas. Salve, Tú que ahuyentas a los poetas hacedores de mentiras. Salve, Tú que disuelves los juegos de palabras de los atenienses).


Que apareciese un texto de San Dionisio  con una interpretación cristianizada de Platón, contrastaba con la versión anticristiana que Proclo hacía de Platón y significaba que la escuela neoplatónica no era tan heterodoxa como parecía, que de la escuela podían salir interpretaciones ortodoxas compatibles con la religión del Imperio, y que por lo tanto no era necesario cerrar la escuela.


El Pseudo-Dionisio (alguien que escribió el texto haciéndose pasar por Dionisio Aeropagita) quizás intenta hacer  en Atenas lo que Juan el Gramático había hecho en Alejandría . Éste último con más éxito inmediato, aunque tampoco como veremos con éxito duradero.

La escuela de Alejandría en el siglo VI

Hermias había sido  el introductor del neoplatonismo ateniense en Alejandría en algún momento del siglo V.  En Atenas había sido condiscípulo de Proclo y alumno de Siriano. A Hermias le sucede su hijo Amonio. Tanto el padre como el hijo son completamente paganos. De hecho, Amonio defiende dos tesis contrarias al  núcleo de la doctrina cristiana: la eternidad del mundo (contraria al creacionismo) y la reencarnación ( que no había sido asumida por la corriente principal paulina).

Sin embargo, en el tiempo del decreto de Justiniano, la cara más visisble de la escuela es Juan el Gramático, para los siriacos,  o Juan Filópono, como le conocen los cristianos a partir de finales del siglo VII.

-----------------------------------------------------------------------------------------

El sobrenombre es importante. Los filóponos eran cristianos laicos que frecuentaban la iglesia, guardaban castidad, eran humildes en su vida, tenían amor a sus semejantes y se compadecían de los pobres. Pero se dedicaban igualmente a actividades menos caritativas, como servir de fuerza de choque en tumultos contra los paganos. Zacarías da a entender que durante el reinado de Zenón los filóponos de Alejandría habían participado activamente en la destrucción de un templo de Isis, en Menuthis, a catorce millas de Alejandría.


Que Juan perteneciera realmente a ese colectivo no está claro, pero que se le identifique con ellos si que es indicativo de su posicionamiento en el momento crítico del edicto de Justiniano.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Precisamente en el año 529, Juan escribe De aeternitate mundi contra Proclum, un texto en el que ataca la tesis de la eternidad del mundo, tan característica de los paganos, y tan sensible para los cristianos.  La obra representa sin duda la voluntad de demostrar la ortodoxia de la enseñanza superior impartida en Alejandría, con objeto  de garantizar su continuidad.


Lo cierto es que Alejandría se caracterizaba por la afición de sus habitantes a los motines y sediciones, sin importar la causa. En palabras de Evagrio Escolástico, los alejandrinos en sus motines se dejan arrastrar por el último que llega, sin reparar en el pretexto.


Seguramente esa forma de actuar les protegía de injerencias externas que pretendieran sobrepasar ciertos límites. El caso es que Justiniano tiene en cuenta la fama de los alejandrinos y no se atreve a cerrar la escuela. Le preocupa especialmente que la llegada de trigo desde Alejandría a Constantinopla se vea perjudicada por sediciones  en un año en que es muy necesario el trigo de este lado del imperio por estar en guerra con Persia.


En este contexto, los escritos de Juan Filópono son la justificación que hace falta para salvar la escuela.
 


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 LA  ESCUELA FILOSOFICA DE ALEJANDRIA ANTE LA CRISIS DEL AÑO 529. 

Gonzálo FERNANDEZ 

U. de Alcalá de Henares, Erytheia 8.2 ,1987)
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
  
Secuela

Las consecuencias del edicto de Justiniano en Atenas se sienten de un modo visible en el año 531 con  la huida de siete filósofos paganos de la escuela neoplatónica  a Persia, gobernada por Chosrroes I. Se van, pero algunos vuelven dos años después. Las cosas en Persia no estaban mejor para ellos. Cuando vuelven parece que ya no se incorporan a la escuela, que queda en fase de extinción y de cristianización, como se ve en el intento de hacer valer escritos de la escuela como pertenecientes a san Dioniso.


Pero queda algún rescoldo. Todavía en el siglo VII, hay alusiones del Papa Zacarías y  de Beda el Venerable a los estudios en Atenas con referencia a Teodoro, que se forma en Atenas y pasa a Roma donde profesa como monje, desde aquí va a Inglaterra donde ocupa la Sede Arzobispal de Canterbury. 



Este es  el delgado hilo por el que la influencia de Atenas acabará llegando a la corte de Carlomagno.

Sin embargo otros se quedan en Harrán, Siria, el otro hilo por el que la filosofía antigua volverá a Occidente. 


En Alejandría, al escuela se salva de este embate concreto, pero entra también en fase de crisitianización completa hasta la mitad del siglo VII.  Entonces, a finales del año 642,  es conquistada por los musulmanes. 

El comandante musulmán Amr ibn al-As, al entrar en la ciudad hizo un inventario de lo encontrado: «4.000 palacios, 4.000 baños, 12.000 mercaderes de aceite, 12.000 jardineros, 40.000 judíos y 400 teatros y lugares de esparcimiento». El cronista Ibn al-Kifti dice en la Crónica de los sabios que en aquel momento fue destruida del todo la Gran Biblioteca, de la que ya quedaba poco.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

ENTRADAS RELACIONADAS:


QUÉ SABÍA TALES QUE NO SUPIERAN SUS CONTEMPORÁNEOS

LA ESCUELA PITAGÓRICA


PLATÓN EN SIRACUSA


OCKAM CONTRA EL PAPADO


EUSEBIO DE CESAREA Y CONSTANTINO EL GRANDE


EL VACÍO FILOSÓFICO DEL SIGLO X Y LAS INVASIONES NORMANDAS

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS MITOS PLATÓNICOS DEL FEDRO. EL CARRO ALADO, LAS CIGARRAS, THOT.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- EL FEDRO DE PL...