martes, 24 de mayo de 2016

LA CRISIS DEL SIGLO III. DODDS: PAGANOS Y CRISTIANOS EN UN TIEMPO DE ANSIEDAD


"En el campo no hay granjeros, no hay comercio en los mares, no hay soldados, ni honestidad en los negocios, ni justicia en los tribunales". (Cipriano, siglo III)

De ese tiempo convulso trata de encontrar las claves E. R. Dodds, en un texto ya clásico: PAGAN AND CHRISTIAN IN AN AGE OF ANXIETY.

Aquí Dodds se plantea el asunto  desde los sentimientos religiosos de los que vivieron entonces, lo que contrasta con los enfoques desde la economía, por ejemplo. A parte de su valor en si mismo, este acercamiento al problema puede servir para ver en qué medida este tipo de enfoques tienen o no  rendimiento explicativo. 

Ideal ascético, demons y mística

Dodds no puede partir de que el sentimiento religioso fue el resultado de verdades reveladas, porque él mismo es un agnóstico. Pero tampoco parte de que ese sentimiento fue simplemente una teosofía propia de bárbaros, como lo había visto por ejemplo Proclo.

Una primera cuestión es si el desprecio de la finitud del mundo frente a lo Infinito es algo propiamente cristiano.

La vanidad de los deseos humanos ya está en Cicerón, en Séneca, incluso en Celso y en Luciano, pero es más clara aun en Marco Aurelio: las acciones humanas son irrelevantes, podría decirse que no son del todo reales. 

De este modo, lo que reaparece en este tiempo es una sugerencia de irrealidad que ya había estado en Platón, los cínicos, los escépticos y los estoicos. Esto es, en todo el abanico de la filosofía helenística, con la excepción de los epicúreos. 

Más de los mismo hay en Plotino y los neopátónicos, tanto cristianos como paganos.

¿Era ese un sentimiento confinado sólo a los filósofos? 

Al menos en aquellos de los que conservamos textos escritos hay tambíén opiniones parecidas, como en la poesía de Palladas, y en el mismo Cipriano.

En una situación de crisis aparece de forma natural el problema del mal. Si este mundo no es bueno, ¿de dónde procede el mal en el mundo, de dentro del cosmos o de fuera?

Que el mal procede de más allá del cosmos es una cuestión relativamente nueva, pues incluso en Platón el mundo de las ideas está conectado de algún modo con el mundo sensible que participa de él. 

Si lo importante sucede más allá del cosmos ¿cuál es la condición humana?

Si el hombre es un extraño en esta tierra, entonces ¿para qué está aquí?

La respuesta para los dualistas radicales (para los que cuerpo y alma son completamente distintos), y que ven al hombre como estando fuera del lugar que le es propio, tiene que ver con una caída, bien sea por un castigo o una mala elección del alma. 

De ahí se deriva una ideal ascético (de purificación del alma de su mezcla con el cuerpo en el que ha caído) que está en paganos y en cristianos, pero que se vuelve mucho más riguroso en los segundos, hasta alcanzar en algunos casos límites extremos. 

¿De dónde procede ese rigorismo ascético? 

Dodds no tiene una respuesta para ello. No le convencen los argumentos que invocan orígenes helenísticos, ni los que aluden al Antiguo Testamento, pero tampoco los argumentos basados en la crisis económica del siglo III. La crisis lo acentúo pero no lo ocasionó.

Además del ascetismo, otra característica de la época es la creencia en seres intermedios, demons, que hablan fundamentalmente a través de los sueños. Es un tiempo también de astrología y adivinación, de profecías, y de otras experiencias límite, que en la contemporaneidad se interpretan como productos de la relación del inconsciente con la parte consciente de la consciencia.

Otra cosa, que merece un tratamiento aparte es lo que llamamos experiencia mística, un término vago que se asocia con la posibilidad de unión directa del espíritu humano con el principio fundamental del ser. 

Una particularidad de las experiencias de este tipo en la época es la conversión. No se trata de un unión mística pasajera sino de un proceso que deviene permanente. Otra particularidad es la introversión, mirar hacia dentro, de lo que Plotino es el místico prototipico. Pero lo fundamental en Plotino, y que lo distingue de infinidad de experiencias de ese tipo en muchos lugares y en distintas épocas, es su interpretación y la manifestación intelectualista de la experiencia, que no necesita de rituales, ni va acompañada de fenómenos fisiológicos. Es por otro lado un fenómeno natural que no necesita de la gracia divina.

¿Es Plotino un caso aislado? Quizás lo sea, junto con su discípulo Porfirio en el sentido estricto, pero no lo es si se consideran distintos grados de acercamiento a la experiencia. 

Con todo esto, lo que Dodds quiere mostrar es que paganos  y cristianos estaban moviéndose hacia una cultura en la que la religión iba a ser coextensiva con la vida y que el elemento que está en la base de esta confluencia es el platonismo. Esa confluencia no está en absoluto exenta de conflictos.


Dialogo entre paganos y cristianos


En este contexto de confluencia intelectual ¿Cuál es debate entre paganos y cristianos?

Para empezar no había una ortodoxia cristiana bien definida sino varias voces que los intelectuales paganos no se toman en serio hasta el siglo II d. de C. Tiempo en el que a Celso le parece ya que pueden ser una amenaza para el Imperio. Celso escribe, quizás en el año 178, en tiempos de Marco Aurelio.

La respuesta a Celso tarda en llegar. Llega en el año 248 y la escribe Origenes. En los setenta años que pasan entre uno y otro texto las cosas han cambiado. La actitud de Tertuliano de rechazo a todo conocimiento que no sea el de la revelación ya no vale para Clemente de Alejandría o el mismo Orígenes, que ha estudiado con Amonio Saccas, el mismo maestro con el que estudia Plotino, con el que comparte la base filosófica platónica.

La actitud de los paganos también ha cambiado. De la consideración de una amenaza se pasa a la de  querer atraer a los cristianos al poder establecido. Eso ya se había hecho antes con otros cultos y había funcionado. Esta actitud es compartida por el emperador Alejandro Severo y su madre, Julia.

Pero este estado de cosas vuelve a cambiar a partir del año 249. El emperador Decio emprende el primer intento sistemático de exterminar a los cristianos. Algo que quizás hubiera logrado si no fuera porque muere pronto. 

Así las cosas, en el año 284 el número de cristianos ya aumentado y también su influencia, coincidiendo con uno de los periodos más duros de la crisis social en el Imperio. Los cristianos ya no pueden ser obviados.

Más o menos del año 270 es el texto de Porfirio, discípulo de Plotino, Contra los Cristianos, en el que lamenta las persecuciones pero se alarma por la proliferación de templos cristianos cada vez más grandes.

De lo que no cabe duda es de que desde el principio los cristianos eran socialmente muy impopulares. Por qué esto era así se ha relacionado con la consideración que se hacía de los cristianos como de una secta judía que como ellos no respetaba a los dioses romanos, pero a diferencia de ellos no tenía el privilegio de su antigüedad.

Se les consideraba además como un secta secretista, que participaba en rituales a puerta cerrada, que incluían orgías incestuosas, al estilo de los cultos de Dionisos, suprimidos hacía mucho tiempo, en el 186 a. de C.; y canibalismo, como los catilinarios. Pero sobre todo eran vistos como obstinadamente antisistema. Una obstinación consciente puesto que es la que les habría de servir para no ser engullidos por el Imperio; pero que en la segunda mitad del siglo III ya se ha moderado, precisamente cuando los cristianos son muchos y están incluso en las legiones, a pesar de su radical pacifismo inicial.
Resultado de imagen de cristianos a los leones
De lo que no pudieron librarse es de que se les atribuyeran todo tipo de calamidades naturales causadas por su impiedad con los dioses. Si el Tiber se desbordaba aparecía inevitablemente el grito popular: los cristianos a los leones.

Pero las cosas siguen evolucionando, de tal modo que en el siglo IV, los paganos ya ha perdido su vitalidad, y esta es en definitiva una de las principales razones del ascenso del cristianismo, por deserción del contrario. El intento de Juliano de recuperar el paganismo no habría podido seguir adelante, incluso si éste hubiera tenido una vida más larga. Pero tampoco hay que despreciar la vitalidad propia de los cristianos que son paradójcamente capaces da dar la vida por sus creencias para admiración de los intelectuales paganos.

Otra fortaleza del cristianismo es su exclusividad, su rechazo a cualquier otra forma de culto. En un tiempo en el que hay un exceso de ofertas inconcretas y una demanda de soluciones claras, la oferta del cristianismo se presenta completamente definida con respecto de las demás (aunque con diferencias internas).

También contribuye al éxito del cristianismo su apertura a todas las clases sociales (y a diferencia del culto de Mitra, también a las mujeres) ofreciendo solución para todos, combinando castigos y premios. Castigos que podían alcanzar a los poderosos y premios que podían ser alcanzados por los desheredados. No sólo en el otro mundo sino en éste. Las comunidades ofrecían apoyo mutuo en un momento en el mucha gente se sentía muy frágil (epidemias, por ejemplo). Las iglesias se ocupaban de las viudas, los huérfanos, los que no tenían trabajo ni casa, los tullidos, de enterrar a los muertos y cuidar a los niños especialmente en los episodios más duros de calamidad.

Gente del campo recién llegada a la ciudad, soldados desmovilizados, rentistas arruinados por la inflación, esclavos manumitidos; todos ellos y otros eran susceptibles de ser atraídos por las comunidades cristianas que les ofrecian respecto por sí mismos y un sentido a sus vidas.  Allí, en las grandes ciudades, en Antioquía, Roma, Alejandría, se produjeron los mayores avances.  

En defnitiva, dice Dodds, sentirse miembros de algo  que reconforta y da sentido (cuando el Imperio está fallando) fue lo que más contribuyó al despliegue del cristianismo.

-----------------------------------------------------------------------------------------
Las persecuciones continuaron con Diocleciano y Galerio, del 303 al 311, y se produjeron numerosas deserciones que  no acaban con el núcleo duro de los creyentes. Galerio, pocos días antes de morir, detiene la persecución que considera como una batalla perdida. 

Después la cosas se suceden con rapidez. 


En el año 312 Constantino marcha sobre Italia contra Majencio.  Los ejércitos se encontraron en un puente sobre el Tíber, en la batalla del puente Milvio el ejército de Majencio trató de impedir el paso al de Constantino, pero fracasó y Constantino no tardó en apoderarse de Roma. Majencio murió en la batalla. El Senado proclamó emperador a Constantino, quien se apresuró a disolver definitivamente la guardia pretoriana, que había nombrado y depuesto a tantos emperadores.

En este momento Constantino dio un giro inesperado a la historia con una astuta decisión estratégica. Afirmó que antes de la batalla del puente Milvio se le había aparecido una cruz de fuego en el cielo bajo la cual leyó las palabras "In hoc signo uinces" (bajo este signo vencerás).

En  el año 313 Licinio derrota a Maximino Daya en Tracia  y se reune con Constantino en Milán. Allí se reconocen como coemperadores, Constantino en Occidente, Licinio en Oriente y promulgan (quizás) el Edicto de Milán, que garantiza la tolerancia religiosa en el Imperio.

En el 324 Constantino logra el poder sobre todo el Imperio. En el 325 convoca el Concilio de Nicea. Los obispos y el Emperador trabajan para iniciar un nuevo estado de cosas.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PAGAN AND CHRISTIAN IN AN AGE OF ANXIETY

E. R. Dodds

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sobre el sentimiento religioso pagano:


Marco Aurelio 
(Escrito entre el 170-180 dc) 

Meditaciones



-----------------------------------------------------------------------------------------------------
LAS ACTAS DE LOS MÁRTIRES
---------------------------------------------------------------------------------

CONSTANTINO

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ENTRADAS RELACIONADAS:

CELSO CONTRA LOS CRISTIANOS Y ORÍGENES CONTRA CELSO


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ONTOLOGÍA MODAL DE ARÍSTOTELES. EL FLAUTISTA.

La ontología modal, que se ocupa de los modos de ser, es un desarrollo típico de Aristóteles en el que nos presenta básicamente cuatro modos...