viernes, 4 de marzo de 2016

RITUALES ÓRFICOS Y FILOSOFÍA ¿QUÉ ES UN CULTO DE MISTERIOS?

Orfismo y filosofía

La mística órfica tiene gran interés para la historia de la filosofía. Bastaría para reconocer esa importancia el vínculo del orfismo con la escuela pitagórica y con Platón.

Tiene además interés por sí mismo. Y no sólo como algo remoto, sino como algo que tiene que ver con las más profundas preocupaciones humanas que permanecen en el siglo XXI todavía presentes. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ritos de iniciación

A los rituales órficos (teletai) asistían sólo quienes se habían sometido con anterioridad a un proceso de iniciación y pertenecían por ello a un grupo mistérico y disfrutaban de las denominaciones y el estatus de los fieles. 

Aparece aquí otro término lo mistérico.

¿Qué es lo mistérico? ¿Qué es un culto de misterios?

Se engloban bajo ese título los fuertes movimientos religiosos cuyo esquema se centra en la búsqueda de la inmortalidad gracias a la iniciación ritual. 

Tienen en común el paso de la muerte a la vida de un determinado protagonista divino, cuyas peripecias son narradas por medio de mitos de estructura cruenta (muerte-resurrección) o incruenta (descenso al infierno y ascenso a la vida).

El no iniciado es aquel que no ve, que tiene los ojos cerrado, pero que una vez iniciado será, después de su iniciación, el que ha visto. El que ha visto y calla. El misterio queda como misterio porque se calla sobre lo que allí se ha experimentado. En los cultos hay epopteia (visión) y misterio.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bentue - Historia de las religiones
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Rituales para iniciados

Una vez cumplida la iniciación, el primer privilegio del que disfrutan los fieles es el de las denominaciones referentes a su estatus, que lo distinguen del grupo de profanos y fomentan la conciencia de pertenecer a una clase privilegiada. Por contra, su vida esta sometida para siempre a un comportamiento estricto para mantener el estatus de fiel y lograr, al final de la vida mortal, el premio definitivo.

Para los seguidores el haber cumplido en vida los ritos es condición para alcanzar la salvación del alma en el otro mundo. No basta con ser iniciado para eludir los castigos infernales, sino que, además, hay que cumplir los ritos. Lo uno no vale sin lo otro y viceversa.

Los ritos van con una serie de prescripciones como evitar el consumo de carne, que se entienden a partir de varias premisas de la concepción órfica: la creencia en una comunidad esencial con todos los seres vivos pudo propiciar un sentimiento de rechazo al derramamiento de sangre, lo que en el ámbito cotidiano se traduce de inmediato en no consumir carne y evitar el sacrificio cruento. 

Como consecuencia, todo lo relacionado con seres animados, como la piel o la lana, entrañaría impureza y se rehuiría su contacto. 

Una culpa heredada

El orfismo introduce en en los  misterios eleusinos, vinculados básicamente con Deméter y Perséfone, el componente dionisiaco, en el aspecto que expresa el mito del despedazamiento de Dioniso a manos de los Titanes. Es la expresión de la creencia órfica de una culpa heredada que había que expiar. El alma está encerrada en el cuerpo  y el cuerpo es la tumba del alma, 'muerta' en esta vida.

Es posible que en algún momento se realizara una representación simbólica del mito para purificarse del crimen titánico, a juzgar por las alusiones a que el iniciado se hacía emplastar  con barro o salvado, a imitación de los Titanes que se disfrazaron con yeso para engatusar a Dioniso.


La práctica vegetariana órfica está estrechamente ligada a su concepción de la transmigración de las almas, pero encuentra su referente mítico en el relato del despedazamiento de Dioniso y posterior canibalismo de los Titanes.

Apartarse de los dos polos: nacimiento y muerte

La pretensión final del órfico es acabar con el ciclo de las generaciones para lograr su unión con la divinidad, de ahí que evite todo lo relacionado con el proceso de palingenesia. En cualquier caso, la abstención de relaciones sexuales parece un rasgo reconocidamente órfico, 


39845_Alma-Tadema_0020_31_mEvitar el contacto con el mundo de los muertos. Eurípides dice que el iniciado ha de apartarse de los sarcófagos. Sobre esa misma necesidad de evitar la impureza provocada por el contacto con el mundo de los muertos insiste Alejandro Polihístor en un fragmento transmitido por Diógenes Laercio. 

"La contaminación por cadáveres ha de evitarse en esta vida, pero también tras la muerte, puesto que la condición de baco no es un estado transitorio sino perdurable gracias a la constancia de una vida ascética. Para el baco (Dioniso) órfico la muerte corporal significa el principio de la verdadera vida."

También hay prescripciones extrañas. Las habas podrían contener  las almas de los muertos y es un crimen comerlas (?). Según las leyes de Orfeo y Pitágoras, la lana se reservaba para los vestidos profanos, mientras que el lino envolvía los objetos sagrados de los misterios y servía de vestido a sacerdotes egipcios.

Los oficiantes (telestes)

No todo es trascendente en el orfismo. Uno de los personajes del Pluto de Aristófanes dice no temer las amenazas que le profesa un sicofante gracias a que lleva en su dedo el anillo comprado a un tal Eudemo, a quien se define como un telestes (oficiante órfico) que aúna conocimientos de filosofía, magia y medicina:

Más en general, el telestes vendría a ser el que comprende las cosas divinas y, como un intérprete, explica el simbolismo a su posible auditorio.

Epimenides de creta

Quizás uno de los primeros telestes del que tenemos noticia sea Epiménides, que en el siglo VI a. de C.,  llegó a Atenas avalado por una sabiduría inspirada e iniciática. 

Las noticias más antiguas lo relacionan con ritos purificadores. Aristóteles en la Constitución de los atenienses dice que Epiménides de Creta purificó la ciudad de un crimen cometido por los Alcmeónidas contra Cilón y sus partidarios en el templo de Atenea en la Acrópolis. Como una especie de misionero, habría introducido en Atenas ritos purificadores procedentes de prácticas catárticas de la religión cretense primitiva, pero adaptados a nuevas formas y propósitos. Avalado por una sabiduría inspirada e iniciática, es un personaje ducho, según Plutarco, en la posesión y arte de la telestiqué, la sabiduria telestica.

Su sabiduría de inspiración divina se debe a un sueño que duró cincuenta y siete años en la cueva del monte Ida, donde tuvo visiones: habiéndolo enviado su padre una vez a un campo suyo a por una oveja, a la hora del mediodía se desvió del camino y se durmió en una cueva durante cincuenta y siete años. 

Cuenta Máximo de Tiro que durante los años de su sueño "se había encontrado él mismo con los dioses y las palabras de los dioses, la Verdad y la Justicia". Al conversar con  'la Verdad' (opuesta a 'el Olvido') entra en familiaridad con los dioses, igual que el iniciado de las láminas de oro toma el agua fresca del lago de la Memoria para evitar el olvido y retener toda la verdad.

Diógenes Laercio declara que Epiménides no sólo era capaz de revelar lo oculto en el pasado, sino también lo del futuro: cuentan que fue un profeta extraordinario, y que al ver la colina de Muniquia en Atenas, dijo que los atenienses no sabían cuántos males les causaría este lugar, pues de saberlo, lo arrancarían con los dientes. Y esto lo decía mucho antes de que sucediese, insiste Diogenes.

Como adivino inspirado e intérprete oracular, Epimenides enraiza con la tradición del telestes, capaz de entrar en contacto con la divinidad e interpretar lo que a ojos mortales resulta incomprensible. Es un sabio con poderes mágicos y casi divinos,  lo que incluye en opinión de los antiguos entre los magos, junto a Pitágoras, Orfeo, Empédocles y Ostanes  A él se asocian sucesos extraordinarios de procedencia divina. Las ninfas le procuraban un alimento que simboliza las inspiraciones necesarias para su papel de profeta.


Los relatos casi siempre tiene una versión menor, que en este caso es igualmente sugerente.  Diógenes transmite una noticia diferente sobre el prolongado retiro Epimenedes: los hay que dicen que no durmió, sino que durante algún tiempo se retiró a cortar raíces.


El empleo de raíces para preparar pócimas y brebajes mágicos es una técnica frecuente entre magos y brujos antiguos, como Circe o Medea. En este punto Epiménides vuelve a coincidir con los oficiantes mistéricos que poseían poderes mágicos para encantar determinados objetosy usarlos para provocar efectos propicios.


A Epiménides se le atribuye asimismo la fundación de templos en el Areópago, convirtiendo así el centro de instituciones sacras y judiciales en un espacio propio de la operación catártica. Estas labores lo asemejan al telestes micénico. Epiménides, originario de Cnoso o Festo traza una línea de continuidad entre los telestes micénicos y él mismo,


Su abstinencia en la comida era una preparación indispensable a los éxtasis durante los que la divinidad le revelaba el porvenir. Su temperancia y pureza pudieron favorecer la exaltación por parte de grupos órficos cretenses que le atribuyeron obras místicas.

Todo ello, unido a las posibles conexiones entre Epiménides y grupos órficos, hace admisible que la figura de los oficiantes se haya forjado tomando rasgos de un modelo como Epiménides, igual que pudo hacerlo de otros como el mítico Orfeo, Empédocles o Pitágoras, que, al menos en el caso de Orfeo, se relacionaban expresamente con la fundación de cultos mistéricos.


A los ojos de los modernos Epiménides aparece como un santón y un milagrero, representante junto a Empédocles y Pitágoras de un antiquísimo tipo de personalidad, la del chamán que combina funciones todavía indiferenciadas: mago y naturalista, poeta, filósofo, predicador, curandero y consejero público; un hombre inspirado, que preve el futuro y aparta la maldición divina mediante plegarias y ceremonias expiatorias. En definitiva, un mago inspirado que posee los atributos de profeta, purificador y sabio. Un sabio que se contaba entre los Siete Sabios de Grecia.  

Epiménides, al fomar parte de ese conjunto de los siete sabios, se le reconoce su contribución al legado sapiencial antiguo,  y con ello se reconoce la contribución del orfismo a ese legado que es entonces más plural puesto que a él pertenece también no sólo la reforma política que representa Solón, ni la racionalidad naturalista de Talés, sino también el impulso de reforma religiosa que representa Epiménides.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Más sobe Epimenides:

R.B. Martinez Nieto

Agora.Revista de Filosofía
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


SOLON Y EPIMÉNIDES


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Sobre los rituales órficos, en versión extentida, con  citas, testimonios y términos utilizados:


 Ana Isabel Jiménez San Cristóbal

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Un texto clásico:

THE MYSTICAL HYMNS OF ORPHEUS. 


TANSLATED FROM THE GREEK, BY THOMAS - TAYLOR. 


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Conferencia sobre orfismo del profesor Bernabé

El orfismo, entre la religión y la filosofía

Alberto Bernabé

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DE LA HIPÓTESIS DE PLATÓN A LA HIPÓSTASIS DE PLOTINO.

La teoría de sobre las hipóstasis es un capítulo del final de la filosofía antigua que suele desconcertar a los estudiantes. ¿Cuál es el énf...