martes, 19 de septiembre de 2023

ARISTÓTELES VISTO POR LA HERMENÉUTICA DE GADAMER ¿DÓNDE ESTAMOS?¿DÓNDE ESTÁ LA FILOSOFÍA ACTUAL?

Con "Verdad y método. Elementos de una hermenéutica filosófica" (1960), Gadamer fija los presupuestos y objetivos de la corriente hermenéutica. Muestra con ello su adhesión a la hermenéutica del ser de Heidegger y a la filosofía de Wilhelm Dilthey en su análisis del problema de la verdad. 

La historia de la verdad que Gadamer reconstruye está marcada, a partir de Descartes, por el concepto de "adaequatio": correspondencia "adecuada" entre hechos y proposiciones. La tarea de Gadamer consiste, en neta contraposición con dicha postura, en un intento de descripción de las posibilidades reales de la experiencia humana de la verdad.

Si la hermenéutica parece haberse convertido en la koiné filosófica actual, responder la pregunta de dónde está la hermenéutica es responder la pregunta de dónde está la filosofía actual. 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

GADAMER Y ARISTÓTELES LA ACTUALIDAD DE LA HERMENÉUTICA

TERESA OÑATE

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

T. Oñate trata de resolver esta cuestión planteando una hipótesis articulada en varios puntos, retrotrayéndose a la filosofía griega, y muy especialmente, a la filosofía de Aristóteles.

1.-  La estructura. Los discursos-lecciones de Aristóteles están escritos directamente para ser oídos, para ser escuchados y discutidos e interrogados, investigados, por la comunidad de la ciencia (se supone que principalmente la suya del Liceo). Desenvuelven una escritura oral que siempre es dialogal y polémico-crítica, abierta a la reinterpretación crítica en que se da su cumplimiento. Así pues, la estructura de la hermenéutica es siempre dialógica, incluso cuando es prosa científica, con tal de que siga siendo crítica y se exponga a la crítica.

2.- El asunto de la hermenéutica es el bien de la polis y del hombre, es la virtud (arete) y la unidad de la virtud, tal y como había comenzado a decir e investigar Sócrates por las calles de Atenas.

3.- El método tiene un momento ético que sigue a la ética a Nicómaco.

4.- El método tiene un segundo momento  segundo momento teórico. 

La mayoría de las aporías se deben a problemas mal planteados en relación con los primeros principios y causas

La tendencia dicotómica o dualista, excluyente, a olvidar la co-pertenencia de los contrarios y no preguntarse entonces por el modo del enlace (lógos) que los vincula, es  el vicio natural o acrítico más abundante. Por eso la dialéctica -de los contrarios- tiene que subordinarse a la hermenéutica -comprensión- del ámbito legislante de los principios-límites del ser y el lenguaje.

El método de la verdad para el camino es el eterno retorno. Pongamos el caso de las síntesis de los organismos, de los conceptos, de los Estados políticos o de cualesquiera sistemas de órdenes, el método consiste en que la racionalidad del humano se pregunte por las condiciones de posibilidad de tal orden o sistema de unificación y enlace concreto. Entonces sí podremos acceder a saber cuál es la diferencia simple indivisible y cómo ésta -que es diferente para cada una de tales unidades compuestas- es, en tanto que límite, la misma condición de posibilidad de que aquello que está reunido lo esté cómo lo está en vez de estarlo de otra manera.

Es la hermenéutica de Gadamer, por lo pronto, una reescritura, una recomposición asombrosa, una traducción hermenéutica monumental de la filosofía de Sócrates Platón, tendiendo a Aristóteles

5.-  El mensaje esencial que recoge Heidegger de Aristóteles y tardará toda su vida en recogerlo, consiste en que está estableciendo y trazando la diferencia ontológica entre los dos modos de ser del alma-vida (alma del cuerpo, alma del espíritu): el movimiento de la potencia, kínesis por un lado, y la energeia o la acción, por el otro lado. 

la secuencia de los libros Zeta, Heta y Theta ( de Aristóteles) traza la doctrina de la verdad ontológica al hilo de tal distinción, (...) la acción es expresión-interpretación: alétheia, si y sólo si es alcanzada por los interlocutores comunicacionales que la interpretan-reciben por participación en la acción-virtud. La reconocen y la desean, la agradecen y participan en ella. Así es y acontece en el conocimiento del amor, en la transmisión activa del saber, en el juego, en el placer, en el arte y en la vida intensiva de todos los seres comunicativos. ( En todo lo que se multiplica sin dividirse ni extenderse).

Gadamer se remite, por un lado, al De Anima y, por el otro, al tratamiento de las virtudes dianoéticas o espirituales-dialógicas en Ética a Nicómaco, así como a la Poética y la puesta en obra de la verdad trágica. 

6.- La centralidad de la educación (paideía) estética del hombre y el ciudadano, tomando como ejemplo de la tragedia ática.

--------------------------------------------------------------------------------------------

( La verdad ontológica se dice para distinguirla de la verdad epistemológica. La segunda se conoce mientras que la primera se descubre).

--------------------------------------------------------------------------------------------



No hay comentarios:

Publicar un comentario

PRESOCRÁTICOS Y SOFISTAS. LOS TEXTOS Y LOS CONTEXTOS.

Para acercarnos al pensamiento presocrático de un modo no obvio, debemos tomar algunas  precauciones. Una primera precaución es la de atende...