lunes, 9 de diciembre de 2019

ARISTOTELES. LA TEORÍA DE LA CAUSALIDAD Y EL PROS HEN

Resultado de imagen de causalidad aristotelesEn los manuales de filosofía, cuando se trata el tema de la causalidad en Aristóteles, se suelen citar la cuatro causas; material, eficiente, formal y final. Habitualmente se añade que es ésta última, la causa final, la que para éste tiene mayor relevancia, frente a Platón, para quien la causa formal, vistas así las cosas, es la causa principal. 

Lo cierto es que el primer libro de la Metafísica arranca de esa manera. Sin embargo, la cuestión de la casusalidad en Aristóteles es mucho más profunda. Hay que referirse al modelo de causalidad, o estructura, pros hen.

la critica filosófica tiene buenas razones para sospechar que Arístóteles siente un fuerte rechazo por el tipo de solución que Platón da la crisis por la que pasa la teoría de las ideas a partir del Parménides. Yendo directamente al final del asunto puede decirse que esa solución, que empieza a gestarse en el Sofista, acaba dando una doctrina política tremendamente dogmática. Tal dogmatismo está basado en pensar que se certeza sobre lo que es verdadero y lo que es falso, que términos de relaciones de ideas, quiere decir que se tiene certeza sobre cuáles son relaciones correctas y cuáles no son admisibles. 

En esa búsqueda de relaciones no dogmática se contextualiza la estructura pros hen, o dicho de otra manera la el modelo de relación causal pros hen (hacia uno), que ya yendo al fondo del asunto, podría traducir como foco o polo relacional. 

Lo que muestra con este modelo Aristóteles es que las relaciones puede ser la mayoría de las veces relaciones no obvias, pero que por ello no deben ser descartadas de antemano. El conjunto de relaciones  siempre está abierto. No es un conjunto cerrado, del que alguien, aunque sea el sabio prudente, tenga la llave. 
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




CAMBIO CLIMÁTICO Y PODER. UNA MIRADA RETROSPECTIVA DESDE LA SOSPECHA.


La especie humana siempre se ha visto sometida a las inclemencias del tiempo. La arqueología, la antropología, la geología y otras ramas del conocimiento, dan cuenta de numerosos episodios de variación climática, así como de los efectos que éstos han tenido en la evolución de la vida en el planeta y la evolución de nuestra especie.
Ciertamente, parecía que era ahora, en la sociedad contemporánea, cuando el clima se había convertido en un simple motivo de conversación menor.  Salvo episodios puntuales que afectaban a tal o cual colectivo, daba la impresión  de que el problema general estaba resuelto. Todo era cuestión de canalizar ciertas ayudas, o gestionar sistemas de seguros,  para paliar los daños producidos por algún meteoro más o menos extraordinario.
Sin embargo, en los años ochenta, surgen voces de alarma procedentes de la comunidad científica que avisan de grandes catástrofes que podría tener su origen en cambios no esperados en el clima global del planeta. Si eso es así, el clima se convierte en un problema, en un problema global que no puede ser resuelto mediante soluciones paliativas puntuales.
El problema tiene varios elementos clave. En primer lugar, se suscita un debate científico sobre si el cambio climático se produce o no,  si éste es el resultado exclusivo de la acción humana y el grado en que ésta interviene.  En segundo lugar, si se acepta el cambio climático como posible y se acepta como muy probable que su origen está en la acción humana, entonces viene obligada  la decisión sobre  cuáles son las  actuaciones que se han de llevar a cabo en dos frentes: las causas y los efectos del cambio. En el vocabulario de los expertos del cambio climático, se habla de estos dos lados de la cuestión como mitigación y adaptación, respectivamente.
En  la literatura científica, se suele citar a  SVANTE ARRHENIUS (1859-1927) como el primer científico que investigó el efecto que los combustibles fósiles podrían tener sobre el calentamiento de la atmósfera terrestre. En 1896 estableció la relación entre concentraciones de dióxido de carbono atmosférico y temperatura. ARRHENIUS Sugirió que una concentración doble de dióxido de carbono provocaría un aumento de temperatura de 5 grados centígrados, es más, junto con THOMAS CHAMBERLIN calculó que las actividades humanas podrían provocar un aumento de temperatura como consecuencia de la emisión continuada de dióxido de carbono a la atmósfera.
El tema se olvidó durante un tiempo, en el cual,  la comunidad científica era mayoritariamente de la opinión de que la actividad humana resultaba  insignificante comparada con otras acciones naturales actuantes sobre el clima y que, en cualquier caso, estaba compensada por el efecto atenuador de los océanos.
 A partir de 1940, sin embargo, se realizan mediciones de radiaciones de onda larga mediante las nuevas técnicas disponibles. GILBERT PLASS resume estos resultados en 1955 y concluye que la adición de dióxido de carbono  a la atmósfera capta la radiación infrarroja, que de otro modo se perdería hacia el espacio exterior, provocando un sobrecalentamiento de la Tierra. No obstante, el argumento de que los océanos absorben la mayor parte del dióxido de carbono permanece intacto y, por otra parte, se conocen por estos años curvas de temperaturas registradas que apuntan hacia una disminución de temperaturas en el intervalo 1940-1970. Paralelamente,  el estudio de los sedimentos oceánicos  parece mostrar que han existido no menos de 32 ciclos de calor-frío en los últimos 2,5 millones de años, en lugar de las cuatro glaciaciones, como se pensaba hasta entonces. Todo ello contribuye a que algunos científicos defiendan, en ese momento,  la tesis de un enfriamiento global,  y así lo divulgan algunos  medios de comunicación.
En los años ochenta, sin embargo, la curva de temperaturas comienza a aumentar. De hecho la curva de temperaturas muestra incrementos tan intensos que la teoría del que estamos ante un calentamiento global gana terreno [1].  Especialmente en las organizaciones para la defensa del medio ambiente y en los medios de comunicación la sensibilidad hacia este problema avanza muy rápidamente.
Tanto es así, que en 1988 ya hay un reconocimiento suficientemente generalizado de que el clima es en ese momento más cálido que  antes de 1880. Se da valor a la Teoría del Efecto Invernadero[2] y se establece el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPPC), que se crea bajo los auspicios del Programa Medioambiental de las Naciones Unidas[3] y la  Organización Meteorológica mundial[4].
El Panel se forma en un tiempo relativamente breve por un equipo de 2500 científicos,  pertenecientes a todos los campos de investigación que se considera puedan tener algo que ver con el problema. Se le reconoce pronto como el grupo de investigación más grande de la historia.
El caso es que en la década de los años noventa los científicos vuelven a cuestionarse la denominada Teoría del Calentamiento Global[5]. Esta vez el problema está en la fiabilidad de los datos y en la  adecuación de los modelos, pero a esta renuencia de los primeros años de la década le sigue la constatación de que el año 1998 es el más cálido de todos lo registrados y son muy cálidos también el 2001, el 2002 y el 2003. A la vista de estos datos, muchos se toman el problema en serio y el debate sobre el cambio climático sostiene una presencia constante en los medios de comunicación.



Resultado de imagen de bali summit 2007Actualmente existe un consenso en la corriente científica principal sobre el hecho de que asistimos a un incremento global de la temperatura media del planeta. Asimismo se conviene en que la actividad humana tiene mucho que ver con este calentamiento. DONALD KENNEDY, editor en jefe de la revista Science,  tituló un editorial en el año 2007 con la frase: “El clima: el partido ha terminado[6], asegurando que el cuarto informe del IPPC había cerrado el debate científico sobre el cambio climático para dejarlo en el punto en que sólo cabe debatir sobre las decisiones que hay que adoptar. Realmente, el 2007 fue el gran año para la consolidación de las tesis del calentamiento global, mientras que el 2010 fue un mal año, con Copenhague y las secuelas del caso de los correos filtrados en East Anglia. 

Ciertamente, está claro lo que KENNEDY quiso decir con esta afirmación: los que niegan el hecho de que se está produciendo un cambio en el clima han quedado en una posición marginal dentro de la comunidad científica, y por lo tanto, existe un consenso suficiente sobre este tema.

A la vista de esta situación, podría concluirse que la solución del problema  podría plantearse del modo siguiente: primero, atender las advertencias de los científicos de que es necesario un cambio tecnológico hacia una economía más baja en emisiones de carbono; y segundo, realizar los cambios tecnológicos adecuados, de la mano de los expertos, para implantar dicha tecnología. 

Sin embargo, si prestamos atención a los detalles,  el problema se nos  presenta con mucha mayor complejidad.

En primer lugar,  los debates científicos siempre permanecen abiertos[7], y por lo tanto permanece abierta la posibilidad de que desde la ciencia procedan informaciones que reorienten la toma de decisiones tecnológicas. Esto supone en la práctica política un importante condicionante, porque determina la necesidad de deslindar entre las conclusiones científicas sólidamente asentadas y las cuestiones sobre las que permanecen incertidumbres todavía importantes, una demarcación necesaria para  tomar decisiones, necesaria pero en absoluto sencilla.

Por otro lado, los científicos no son actores aislados sino que forman parte del entramado social. La comunidad científica no está en un compartimiento estanco y es necesario considerar las interconexiones entre ésta y el resto de la sociedad. No es suficiente considerar los resultados científicos como  salidas de una caja negra de la cual se desconoce el funcionamiento interno ni tampoco ignorar las acciones externas sobre su actividad.



Todo ello dificulta enormemente el enunciado  de afirmaciones categóricas, que se quedan normalmente en el ámbito de lo cualitativo, o como mucho, se da un rango dentro del cual se mueve el resultado.

En un informe[8] de mayo de 2001, R. LINDZEN[9] expresaba la importancia de la cuantificación para la ciencia y las dificultades que ésta presenta en el  caso particular del cambio climático:

“El cambio climático es un asunto muy complejo en el que la simplificación conduce a la confusión. Mientras que la opinión pública y publicada, prestan su atención a los signos de aumento o disminución de tal o cual magnitud, la ciencia debe ocuparse de signos, pero también de los valores numéricos de las magnitudes”.

Realmente, insiste LINDZEN, mucho de lo que los científicos están de acuerdo, tiene poco de cuantitativo, de tal modo que las afirmaciones que se hacen tienen poca relevancia práctica puesto que no se  apoyada en cifras.

A pesar de que los medios de comunicación y los grupos conservacionistas advierten de consecuencias muy concretas del cambio climático (elevación del nivel del mar, inundaciones sequías, climas extremos, plagas, eliminación de especies,..), resulta que el calentamiento global afecta a tantos aspectos diferentes y complejos que es imposible un consenso científico amplio sobre todos ellos”.
  
La cuantificación, sin embargo, es fundamental para la toma de decisiones.

Si pasamos a la segunda parte de la fórmula, es decir, a la realización de transferencias de tecnología encaminadas a la mitigación o adaptación a los cambios en el clima, las oportunidades para el debate son todavía mayores.

Con respecto de la tecnología misma existe todo un abanico de posiciones que van desde el rechazo total al entusiasmo ferviente. Aun situándonos en un posición intermedia en la que se admite que la tecnología resuelve ciertos problemas,  cada solución tecnológica concreta lleva aparejado un conjunto de controversias que tienen que ver con la investigación, el desarrollo y la innovación; pero especialmente, con las consecuencias sociales y medioambientales que resultan de su implementación.

Si problemática es la cuestión de qué hay que hacer, también lo es quién tiene que decidir lo que se hace, y quién tiene que llevarlo a cabo; qué grupos se benefician, y qué grupos salen perjudicados, o simplemente menos beneficiados.

Lo que se concluye de todo esto es que la ciencia no constituye una base inapelable para tomar decisiones tecnológicas. Sin embargo, estas decisiones tienen graves implicaciones sobre la posición relativa en la que quedan individuos, grupos, y naciones, puesto que  modifica las relaciones de poder existentes. hay que estar atentos no sólo a aquellos que pueden estar obviamente perjudicados, sino también a los que pueden salir beneficiados. 

En el análisis de las relaciones de poder, la ciencia tiene interés por si misma. El ejercicio del poder no se  realiza solamente por medio de amenazas o de coacciones, sino que a veces el poder radica en convencer y persuadir. la ciencia proporciona argumentos para este tipo de  ejercicio de poder. No sólo las relaciones que aparecen obvias, sino aquellas relaciones que se resisten al desocultamiento tienen que ser observadas y seguidas con atención.  

Si hubiera que decir dos cosas que son indicio de que el cambio climático es el caso y que las consecuencias son graves, no apelaría a que los modelos matemáticos dan tal o cual resultado. En primer lugar citaría el intento de la Exxon de adelantarse e investigar por sí misma el asunto en los ochenta. No pudo contradecir  la teoría del calentamiento global. En segundo lugar citaría el intento de colocar en la dirección del IPCC una persona más sensible a la industria: no sirvió tampoco para cambiar la teoría.

Aun así siempre queda la sospecha: también existe la posibilidad, como ocurrió en el caso del ozono, de que algunos ya estén preparados para sacar ventaja del nuevo cambio tecnológico, esta vez un cambio de dimensiones impresionantes. 





[1] Sobre la base de trabajos como el de Stephen Schneider, que  se refirió al calentamiento global en el año 1976
[2] La teoría establece el siguiente mecanismo:
El sol radia energía solar a la tierra. La mayor parte de esta energía (45%) se radia de nuevo al espacio. Los gases de efecto invernadero en la atmósfera  contribuyen al calentamiento global por absorción y reflexión de la energía solar y atmosférica. Este fenómeno natural es lo que se denomina efecto invernadero.  Si los gases de efecto invernadero no existieran la tierra tendría temperaturas por debajo de  –18 oC.
[3] Los Programas y Fondos dependen orgánicamente de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
[4] La OMM es un organismo especializado y por lo tanto es una organización autónoma que trabaja con las Naciones Unidas a través de los mecanismos de coordinación del consejo Económico y Social.
[5] El calentamiento global es el término utilizado para referirse al fenómeno del aumento de la temperatura media global, de la atmósfera terrestre y de los océanos. La teoría vincula el aumento de temperatura al efecto invernadero, y por lo tanto, a variaciones en la condiciones de la atmósfera que varían su capacidad para absorber o retener la radiación solar. Cuando se habla de calentamiento antropogénicamente inducido, se habla de variaciones inducidas por la actividad humana, especialmente la relacionada con la quema de combustibles fósiles.[]
[6] Kennedy (2007): “Climate:game over”
[7] En las razones y los mecanismos por los que los debates científicos quedan abiertos entraremos con detalle en esta monografía.
[8] Lindzen (2001): “Testimony before the senate Commerce Committee”,
[9] Richard  S. Lindzen ha sido profesor en las universidades de Chicago, Harvard y el MIT, y es miembro de la “Nacional Academy of Sciences”. Como investigador de temas relacionados con el clima participó en las reuniones fundacionales del IPCC.  Es un físico de la atmósfera y profesor Alfred P. Sloan de Meteorología en el MIT. Lindzen es conocido por su obra en la dinámica del medio atmosférico, marea atmosférica y fotoquímica del ozono. [ ]Fue uno de los autores del capítulo 7: 'Procesos físicos del clima y Feedbacks, del IPCC Tercer Informe de Evaluación del IPCC sobre el cambio climático antropogénico. Es conocido por su escepticismo acerca del calentamiento global[] y crítico de lo que dice son las presiones políticas de los científicos del clima.[]


miércoles, 13 de noviembre de 2019

CAMPOS DE URNAS EN IBERIA. ARQUEOLOGÍA Y GENÉTICA.


Imagen relacionadaA partir del siglo XIV aC., se formó gran parte de Europa una comunidad cultural que se prolongará durante 800 años.

En la península ibérica, los territorios de Cataluña, Aragón, el sur de Navarra y Valencia pertenecen a esa comunidad, que tiene como elemento más distintivo los campos de urnas.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Un enfoque netamente arqueológico:

Mito, artesanía e identidad cultural: campos de urnas

Joachim Neumaier

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una nueva forma de hacer arqueología: la investigación del ADN:



Haplogrupo R1b-M167/SRY2627 vinculado a la expansión celta y a la cultura de los campos de urnas


---------------------------------------------------------------------------------

Las innovaciones tecnológicas que se transmiten de unos territorios a otros, y que se detectan ahora por los restos arqueológicos,  nos dan pistas de los movimientos de personas e ideas que se produjeron.

En definitiva se trata de valorar cuales son las influencias que tienen mayor peso: 1. La atlántica, 2. la de la cultura de urnas del suroeste europeo, ligada al complejo Rin, Suiza, Francia oriental, 3. La italiana.


Esta tercera influencia se muestra como sugerente.

Un primer dato interesante es la fecha en que pudo iniciarse la cultura de campos de urna en el noreste de la península ibérica. A partir del radiocarbono se obtiene la fecha de 1310 en la zona de Lérida y 1280 en la zona de Zaragoza.

Por otro lado, parece que se puede fechar alrededor de 1150 cuando se generaliza la costumbre de incinerar a los muertos, de guardar la cenizas en un urna y enterrarla en un hoyo.  

-----------------------------------------------------------------------------------------

Un vídeo muy interesante sobre la nueva  información que aporta la genética que habrá que casar con la información que procede de los hallazgos arqueológicos:

la sorprendente historia genética de los europeos

Conrado Martinez

-----------------------------------------------------------------------------------------

Es una hipótesis interesante la relación entre las dos penínsulas: la itálica y la ibérica, y del golfo de león como área  intermedia que las vincula. 

Como fenómeno cultural la religión constituye un sistema fascinante que se manifiesta en símbolos que representan algo que no se puede ver, ni oír ni tocar.

El laberinto y la esvástica son dos símbolos que aparecen en el golfo de León y en el Ampurdán en la época de transición del bronce al hierro.

Son numerosos los indicios que confirman que la esvástica representa el sol.

De modo recurrente aparece también el ciervo. Significativa es la representación de figuras humanas, ya sea un dios, semidios, sacerdote o chamán, llevando en su cabeza un gorro con astas de ciervo.

Con todo, la figura clave de esta época de transición en el nivel paneuropeo es el ave solar. Su origen es oriental y se le puede seguir la pista, primero en Micenas, después en Italia, hasta el occidente europeo.

Lo único que se puede concluir a a partir de la evidencia arqueológica es que en el tiempo del cambio del segundo al primer milenio, esto es, el tiempo de la cultura de campos de urnas,  se detectan elementos comunes en muchos territorios de Europa. Sin que a partir de esos datos se puedan definir claras direcciones de influencia. Se destacan coincidencias especialmente notables, por ejemplo, entre la dos penínsulas: la ibérica y la italiana.

Para que de esos datos arqueológicos se pueda ir más allá, serán muy importantes los datos que se han obtenido ya y que vayan obteniéndose de la investigación genética en un futuro que no será muy lejano. 

-----------------------------------------------------------------------------------------

RITOS Y CULTOS FUNERARIOS EN EL MUNDO IBÉRICO

Martín Almagro-Gorbea

-----------------------------------------------------------------------------------------
LAS MIGRACIONES AL FINAL DE LA EDAD DEL BRONCE

iron-age-early

VER MAPA


A grandes rasgos lo que se observa al final del bronce es una gran área ubicada en el centro de Europa, al norte de los Alpes, en la que se desarrolla en ese momento la cultura de campos de urnas. A partir de este área, y en concreto de la zona del Rhin y del Este de Francia surgen flujos migratorios hacia la península ibérica, entrando por los extremos de los montes Pirineos y que se dirigen hacia el valle del Ebro, tanto por la costa mediterránea como por los pasos naturales hacia el curso alto del río. 

Si esta información se da por buena, aparecen como consecuencia una serie de cuestiones interesantes.

Con qué población se encuentran los flujos que llegan y qué tipo de influencias culturales logran imponerse y cuales no y en qué territorios. Es posible que un aspecto cultural sin duda importante como la incineración pueda establecerse como una moda en el noreste de la costa de la península, mientras que el lenguaje parece mantenerse, a la vez que en la zona central del valle del Ebro la  nueva lengua indoeuropea  se impone.  

Son necesarios modelos que expliquen esas diferencias.

-----------------------------------------------------------------------------------------


martes, 12 de noviembre de 2019

LA ORA MARÍTIMA Y EL CONOCIMIENTO DE LAS COSTA ANTIGUA POR MEDIO DE LA DINÁMICA LITORAL

Resultado de imagen de ora maritima avieno
Schulten  estuvo muy interesado en la Ora Marítima
como fuente de información sobre Tartesos
La  Ora Marítima fue escrita alrededor del año 360 NE y reproduce  un periplo que describe la geografía física y humana de las costa de la península ibérica, principalmente desde la perspectiva de un viaje por mar. El nombre de su autor Avieno esconde en realidad un personaje de la mitad del siglo IV NE,  posiblemente de rango senatorial.

El contexto en el que se escribe la obra y su sentido es sin duda muy interesante. El reinado de Constantino había traído la tolerancia y la relevancia del cristianismo. Con ello, las grandes familias paganas se sienten amenazadas por la nueva corriente ascendente. Es el momento de que unos y otros, paganos y cristianos, se legitimen mediante la invocación de tradiciones ancestrales que les avalen a ellos y a sus creencias.

Del lado pagano se mira hacia los tiempos antiguos fundacionales como una época dorada a la que habría que volver de algún modo. Para ello es necesario conocer cómo fueran aquellos territorios y aquellas gentes, y de ese conocimiento extraer los valores esenciales que hicieron grande a Roma. La Ora Marítima forma parte de esa intención: cómo era la costa occidental del Mediterráneo en los tiempos antiguos, quiénes la habitaban, cómo vivían. 

No es arriesgado pensar que Avieno tuvo información que procedía de uno o varios periplos antiguos. 

Schulten, que se  interesó mucho por la Ora Marítima, sobre todo como fuente de información sobre Tartessos, vio en este texto la reproducción de datos que procedían de un periplo massaliota, es decir, de un viaje por mar realizado por algún navegante de Massalia, colonia focense, que había sido fundada alrededor de 600 ANE, fechando este periplo en algún momento antes de 500 ANE.

Lecturas posteriores han ido poniendo en duda estas afirmaciones, en lo que se refiere a que fuera esta la única fuente de información, con indicios de que hay en Avieno otras fuentes sobre rutas terrestres o rutas realizadas por fenicios, por ejemplo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
RELLEGINT L´ORA MARÍTIMA DE AVIÉ

David Garcia i Rubert
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA ORA MARÍTIMA TRADUCIDA AL CASTELLANO Y CON COMENTARIOS SOBRE UBICACIONES POSIBLES

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Un texto en el que se explican las precauciones que han de tenerse con los textos antiguos a la hora de leer un topónimo, por ejemplo.

ANOTACIONES A AVIENO y SU "ORA MARÍTIMA"

ANTONIO UBIETO ARTETA

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Frente a la Ora Marítima caben dos actitudes: o bien se considera que de ahí no puede salir ninguna información relevante, pues son más las incógnitas que los datos que se puede dar por ciertos. O bien, por el contrario, acopiar herramientas filológicas, arqueológicas y del conocimiento del territorio, y ver hasta dónde se puede llegar en la interpretación, a riesgo de fracasar en el intento. 


Resultado de imagen de evolucion historica de la albufera de valenciaA pesar de todo, la segunda opción sigue siendo una alternativa sugerente.  Si se sigue este camino, lo que hay que añadir como tema importante es que el conocimiento de la configuración geográfica actual, con ser necesario, no es suficiente. Lo que puede dar pistas más valiosas es el estudio de cómo era la costa antigua. Para ello se requiere el conocimiento preciso de los procesos litorales.


Así, por ejemplo, para identificar correctamente una laguna litoral, pongamos por caso la laguna de los naccara(s), no hay que ver cómo son ahora las lagunas litorales existentes, sino cómo pudieron haber sido en el primer milenio ANE.

-----------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------- 
Un ejemplo de cómo puede variar la costa y de cómo es necesario conocer estos cambios para determinar las ubicaciones correctas de asentamientos e instalaciones. 

LA ANTIGUA COSTA DE TIRO (FENICIA) INTERPRETADA

-----------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 11 de noviembre de 2019

POR QUÉ PLATÓN RECURRE A LOS MITOS. LA HERMENÉUTICA CONTRA PLATÓN.

Resultado de imagen de mito del carro alado
el carro alado del Fedro
La filosofía del siglo XXI, después un largo y duro proceso de revisión hermenéutica, ya sabe que no hubo un paso brusco, al estilo del señalado por Nestle, del relato mítico al discurso racional. De hecho, Platón utiliza de un modo que resulta evidente el recurso a los relatos míticos en su argumentación filosófica.

El uso que hace Platón de los relatos míticos puede verse de un modo crítico, acusándolo de caer en una racionalidad mixta, que conserva parte de lo peor de los mitos tradicionales de Homero y de Hesiodo, legitimadores de las aristrocracias que ostentan el poder, supuestamente heredado legitimamente de los héroes de los tiempos antiguos de la guerra de Troya. Y peor aun, continuadores de los mitos que proceden de la mística órfica, mitos que ponen en otro mundo la salvación del alma, que abundan en dualidades dogmáticas; cuerpo/alma, sensible/inteligible.

Resultado de imagen de mito de Er
El mito de Er que cierra República 
Visto de un modo menos crítico, la intercalación de relatos mitológicos que Platón utiliza en muchos de los diálogos, puede asumirse como comunicación imperfecta de aquellas verdades inefables que formarían parte de los pensamientos difícilmente comunicables (algunos, de hecho, no comunicables en absoluto, al menos por escrito: los ágrafa dogmata). 

El mito del carro alado que aparece en el Fedro es, por ejemplo, una visualización, que muy difícilmente el lector puede tomar al pie de la letra, pero que sin embargo transmite con claridad la preexistencia del alma con respecto al cuerpo, y la implicación que ésto tiene para el conocimiento posible. 

Resultado de imagen de el demiurgo de platon
el Demiurgo del Timeo
De otra dimensión es el problema que plantea la introducción del Demiurgo en el Timeo.  La dificultad está aquí precisamente en que no queda del todo claro si el Demiurgo es un relato que se presenta como explicativo de realidades cuyo desocultamiento no es posible, por no ser alcanzable su comprensión; o bien, se presenta como dogma que revela la realidad tal cual es. En todo caso es la solución de emergencia que Platón introduce para salvar la teoría de las ideas, claramente comprometida tras la dura autocríita que Platón se hace en los diálogos  Parmenides, Teeteto, Sofista, Político y Filebo. 

Si hay que elegir un mito platónico que pueda soportar la lectura contemporánea, ese el mito de Er, que aparece casi como como un añadido al final de República.  El mito se lee bien si se ve ahí la reproducción de la que ahora llamamos ECM: una experiencia cercana a la muerte.

Realmente, es significativo que este mito cierre la fase en la que Platón tiene todavía las cosas claras, la fase previa a la crítica. Como si fuera a lo máximo que puede llegar por el camino de la investigación de lo trascendente.

En lo que la contemporánea hermenéutica tiene razón sin duda, es en que la vía emprendida por Platón a partir del Sofista conduce a un punto insoportable: las leyes. Insoportable por dogmático, por relegar el conocimiento de la verdad a unos pocos: los sabios prudentes.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


ARISTOTELES. LA TEORÍA DE LA CAUSALIDAD Y EL PROS HEN

En los manuales de filosofía, cuando se trata el tema de la causalidad en Aristóteles, se suelen citar la cuatro causas; material, eficient...